Regionales

Condenas vergonzosas: hasta ocho años a exmilitares por represión en Río Negro

Fueron declarados culpables del delito de privación ilegítima de la libertad agravado por el empleo de violencia contra dos sindicalistas de Sierra Grande en 1976.
viernes, 29 de julio de 2011 · 00:00

El Tribunal sentenció a 8 años de prisión al ex comisario Rubén Codina; a 7 años y 10 meses a Víctor Lobos; a 7 años y seis meses para el ex suboficial Sixto Navarrte; 7 años para Alfio Navarrete; 8 años y seis meses para Raúl Pederbera; 5 años y dos meses para Rubén Castelli y absolvió al entonces interventor provincial Alberto Marasco.

El Tribunal Oral Federal (TOF) de General Roca, Río Negro, condenó ayer a militares y policías retirados que estaban acusados de privación ilegítima de la libertad agravada por el empleo de violencia, y estableció penas de entre cinco y ocho años y medio de prisión efectiva.

La causa investigaba los secuestros de Daniel Ábalos y Carlos Lima, dos dirigentes sindicales que integraban la UOCRA de Sierra Grande, ocurridos entre abril y junio de 1976. Desde Sierra Grande, donde fueron detenidos ilegalmente y confinados en el sótano de la escuela policial de Viedma, donde fueron torturados. La investigación se reabrió en el año 2006, tras la decisión de considerar estos delitos como de lesa humanidad y, por lo tanto, imprescriptibles.

Los ex militares y policía condenados son el coronel (r) Raúl Pedernera, quien era jefe de la policía rionegrina cuando ocurrieron el secuestro y las torturas. Pedernera deberá cumplir ocho años y medio de prisión. El general (r) Néstor Castelli (cinco años y dos meses de prisión) era el interventor militar en la provincia. Los suboficiales policiales retirados Sixto y Elfio Navarrete, padre e hijo, fueron sentenciados a siete años y medio, y siete años de cárcel, respectivamente. Rubén Codina, ex jefe de la comisaría de Sierra Grande, y el subjefe de esa dependencia, Víctor Lobo, recibieron penas de ocho años, y de siete años y diez meses de prisión efectiva. El comisario (r) Alberto Marasco, director de la escuela de policía en los primeros meses de 1976, fue absuelto por falta de mérito en los delitos imputados.

Todas las condenas van acompañadas por la inhabilitación para ejercer cargos públicos por el doble de tiempo de la pena de prisión; y el TOF dispuso que el encarcelamiento se realice en dependencias del Servicio Penitenciario Federal.

El fiscal del juicio, Marcelo Grosso, y el abogado querellante por Ábalos, Roberto Gaviña, expresaron su satisfacción por el fallo. Por su parte, Ábalos aseguró que “la justicia al fin puso orden en este caso, porque después de tanto tiempo llegan los castigos y para mí es el comienzo de una nueva vida, porque me pude sacar de encima una pesada carga”.

“En este momento pienso en mi compañero Lima, que ya no está (murió de un paro cardíaco el año pasado), y en tantos miles de otros compañeros de mi generación que ya no están, que nunca sabremos qué pasó con ellos y no tuvieron oportunidad de justicia”, agregó, y criticó a los imputados por no haber tenido “el coraje para venir a escuchar el fallo”. En tanto, la subsecretaria de Derechos Humanos de Río Negro, Gladys Cofré, opinó que “se logró una reparación muy importante que tiene que ver con nuestra identidad como pueblo, y se acompaña con medidas como haber declarado la inconstitucionalidad de la Ley de Obediencia Debida y los indultos”




Comentarios

Cargando más noticias
Cargar mas noticias