Regionales - Patagonia

Científicos argentinos descubrieron por qué se mueven los glaciares

Referentes destacados de la ciencia de Argentina y Japón comprobaron la importancia que tiene el agua que se filtra bajo la masa de hielo y que produce que dicho cúmulo se traslade.
viernes, 26 de agosto de 2011 · 00:00
Un nuevo hallazgo con sello albiceleste. Científicos argentinos y japoneses confirmaron, en una reciente investigación, la importancia que tiene el agua que se filtra bajo la masa de hielo en el movimiento de los glaciares “de desprendimiento”, como el Perito Moreno, ubicado en la provincia de Santa Cruz.

Cabe destacar que en el trabajo participaron, junto con científicos y técnicos de varias universidades japonesas, los ingenieros Pedro Skvarca y Sebastián Marinsek, investigadores de la División Glaciología del Instituto Antártico Argentino (IAA) y de la Dirección Nacional del Antártico (DNA).

Todos los datos de la investigación figuran en un artículo de la revista científica Nature Geoscience bajo el título “Velocidad de hielo de un glaciar de desprendimiento, modulada por pequeñas fluctuaciones en la presión de agua basal”.

Por medio del trabajo de campo se comprobó que “el aumento de la velocidad de flujo de hielo juega un papel muy importante en el retroceso significativo que sufren actualmente los glaciares de desprendimiento en Groenlandia, Alaska, Patagonia y Antártida”, explicó Skvarca.

El artículo científico es el resultado de mediciones realizadas durante los veranos 2009 y 2010 en el Glaciar Perito Moreno, ubicado en el suroeste patagónico.

Este “glaciar de desprendimiento” que termina en el Lago Argentino, en Santa Cruz, es uno de los glaciares más conocidos y visitados del mundo no sólo por su extraordinaria belleza sino también por formar diques de hielo, seguidos de espectaculares rupturas.

“Es un glaciar en estado de equilibrio, en contraste con la mayoría de los glaciares patagónicos y del mundo, que están en notorio retroceso”.

Por terminar en el agua, los “glaciares de desprendimiento” fluyen mucho más rápido que los que terminan en tierra porque el movimiento basal del hielo aumenta con la presión del agua subglacial, indicó Skvarca, quien se desempeña como Jefe de la División Glaciología del IAA.

Cómo se hizo la pueba empírica. Para comprobar la hipótesis de estudio, los científicos realizaron en febrero y marzo de 2010 dos perforaciones de 515 metros de profundidad hasta el lecho del glaciar, donde más del 60 por ciento de hielo se encuentra por debajo del nivel del Lago Argentino. Las mediciones demostraron que los niveles de agua en ambos pozos estaban muy por encima del nivel del lago, descartando suposiciones previas que igualaban el nivel del agua en pozo con el nivel del lago.

“Este descubrimiento junto con la estrecha correlación entre la velocidad de hielo y la temperatura del aire hacen que los glaciares de desprendimiento sean muy susceptibles a los cambios del clima”, puntualizó el científico.

Además, detalló: "Si la velocidad del hielo aumenta con el incremento de la temperatura del aire, aumenta la pérdida de hielo, provocando el adelgazamiento del glaciar. Este adelgazamiento a su vez reduce la presión efectiva, que resulta en una nueva aceleración”.

Comentarios

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias