Regionales - Río Negro

Run - Run político: Carrió y Carlos Soria, ¿fueron más que amigos?

El diario Perfil menciona que en 2001, cuando ambos eran diputados, hubo rumores de romance entre Lilita y Carlos "El Gringo" Soria. Nada se confirmó, pero te contamos los detalles.
martes, 27 de septiembre de 2011 · 00:00
Para hablar de este tema hay que remontarse al 2001, año en el que la Cámara de Diputados formó una inédita Comisión Antilavado. Algunos de sus integrantes hoy jamás se juntarían en una misma mesa: eran Cristina Fernández, Elisa Carrió -la presidenta de la comisión-, Graciela Ocaña y Daniel Scioli. Poco después otro diputado se sumó: el rionegrino Carlos Soria, gobernador electo de Río Negro.

Los rumores de pasillos del recinto decían que al "Gringo" Soria y a la fundadora del ARI los unía algo más que la amistad dentro de la comisión que investigó el tráfico de armas y a una empresa que luego asesoró a Néstor Kirchner por los fondos reservados de Santa Cruz.

La política por un lado, la afinidad por otro. A pesar de que firmaron dictamenes distintos -Soria se alineó con CFK y Scioli- trabajaron juntos en el Congreso durante casi un año. Lilita entonces llamó a Soria como “el Triple Agente”, porque “nunca se sabe para dónde juega”.

Al calor del trabajo parlamentario conjunto, surgió una sólida amistad entre Carrió y el flamante jefe de la inteligencia. Él la llamaba cariñosamente "Gorda" y ella, "Carlitos". Carrió sacó el paraguas ante las versiones y adelantó que se iban a "decir barbaridades sobre mi vida privada".

A la SIDE. Eduardo Duhalde en los comienzos del 2002, nombró al "Gringo" como jefe de la SIDE y éste mantuvo afinidades políticas con Lilita. Esta encabezaba las críticas a los banqueros por el corralito y así se acercó a Hilda "Chiche Duhalde", entonces miembro del Gabinete.
Soria, Carrió y Duhalde le apuntaban a menemistas y cavallistas por la crisis.

Según consigna Perfil, cuando Carrió advirtió en el programa de Luis Majul "La Cornisa" que se venía "el cuarto huracán" y que Duhalde "no llegaba al 2003", Soria levantó el teléfono: "Gorda, si vos tenés aspiraciones presidenciales, no podés predecir el caos, porque también te va a afectar a vos. Perdemos todos". Parece que ella le concedió una tregua, según informó la revista Noticias.
 
Junto con Reutemann, Soria era el peronista más admirado por Carrió. Él siempre trató de "interpretarle" la lógica del peronismo. En 1999, ella se indignaba con el discurso de mano dura de Carlos Ruckauf. "Gorda, tenés que leerlo políticamente", le aconsejaba Soria, que salía con ella a dar charlas por el país.

Carrió también evitó criticar al ex titular de la Secretaria de Inteligencia cuando varios opositores lo acusaron de reunir en privado a jueces federales y de la Corte para promover la persecución de los "enemigos" del gobierno de Duhalde. Lilita y su as de espadas, Graciela Ocaña, cuestionator la "injerencia inadmisible" del Gobierno en la Justicia, pero a Soria ni lo nombraron.

Otras Noticias