¡Atenti Patagonia!: El inquietante diagnóstico sobre los volcanes y su futuro

Un informe de la Universidad de Ginebra destacó las posibles erupciones que se vienen en la región.
miércoles, 16 de octubre de 2019 · 11:18

PATAGONIA.- Investigadores de la Universidad de Ginebra realizaron un exhaustivo informe sobre el tema de los volcanes en la Patagonia. Es que en las últimas décadas la región fue contexto de un proceso de varias tormentas de ceniza volcánica. Ejemplo de ello son las erupciones de los volcanes Hudson (1992), Chaitén (2008), Cordón Caulle (2011) y Calbuco (2015). Es por medio de  la acción eólica que se produce la removilización masiva de estos residuos.

Pese a que en el estudio se menciona que las primeras informaciones oficiales sobre tormentas de ceniza de volcanes se remontan a principios del siglo XX, asociados a la resuspensión de los depósitos producidos por la erupción de Novarupta (Alaska) en 1912, el tópico comenzó a adquirir relevancia en la comunidad recién a principios de este siglo, consigna elcordillerano.com.

Esto implica que las tormentas de cenizas que se pronostican para el futuro tendrán que ver en la Patagonia con las condiciones meteorológicas y ambientales que se vienen, como la baja humedad de los terrenos, los vientos intensos,y la falta de cobertura vegetal. Eso genera que las partículas volcánicas pueden desprenderse de la superficie y colocarse en suspensión en la atmósfera.

Cabe destacar que para este fenómeno se provoque, el umbral de velocidad friccional -el cual deriva de las condiciones texturales y morfológicas de las cenizas (densidad, rugosidad superficial de grano, tamaño,grado de compactación) y de las condiciones de la superficie (rugosidad y humedad)-, debe ser sobrepasado. La removilización de ceniza proveniente de los volcanes, puede acontecer tanto a escala local como regional, pudiendo en el segundo de los casos dar lugar a la configuración de tormentas de ceniza masivas que tengan impacto en zonas localizadas incluso a cientos de kilómetros de la fuente de depósito primaria.

En forma diferente a la dispersión de ceniza primaria, este fenómeno no tiene una fuente de emisión puntual (centro eruptivo o cráter) y puede proceder tanto de depósitos antiguos (cientos a miles de años) como de recientes.

En las conclusiones del estudio se detalla que las tormentas de ceniza son un fenómeno que afecta de manera recurrente a gran parte de la Patagonia, y como se ha demostrado, se  pueden intensificar y prolongar en el tiempo los efectos e impactos de la caída de ceniza primaria. Las tareas para prevenir y mitigar estos eventos tienen como limitaciones principales la falta de registros meteorológicos continuos, la carencia de estaciones permanentes de monitoreo para conocer la calidad de aire, ello adherido a la ausencia de un registro sistemático de los efectos que este fenómeno genera.

Es por ello que los días 23 y 24 de octubre próximos se llevará a cabo un workshop organizado por la Universidad de Ginebra, Suiza, con la colaboración del INTA Bariloche, el Servicio Geológico Minero Argentino (SEGEMAR) y el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) sobre la removilización de cenizas derivadas de los volcanes, con el fin de determinar con exactitud los factores desencadenantes, dinámicas e impactos asociados. (Redacción especial Minuto Neuquén)