comodoro rivadavia

Un rumor de WhatsApp que sería falso, fue el que inició el linchamiento en Comodoro

Todo terminó con la muerte del padre de un acusado, que resultaría no ser el autor del abuso sexual de un menor.
jueves, 28 de marzo de 2019 · 11:51

Estaban movilizándose para pedir justicia por un menor de edad que había sido abusado íntimamente por un sujeto, pero todo derivó en una brutal pueblada en la que la violencia fue protagonista y todo se desmadró.

La protesta se desarrollaba pacíficamente en un barrio humilde de Comodoro Rivadavia, provincia de Chubut, pero los vecinos explotaron cuando identificaron al presunto responsable entre los manifestantes. Allí cerca de 50 personas, incendiaron la vivienda del supuesto responsable del ultraje y asesinaron a su padre.

El hecho. Cerca de las 14.30 horas, un niño de 12 volvía de la Escuela 723, ubicada en la zona conocida como Fracción 14, cuando un hombre le robó sus pertenencias y abusó de él. Debido a la atrocidad, el chico fue internado en el Hospital Regional de Comodoro Rivadavia.

La ira tomó cuerpo cuando una vecina reconoció al presunto abusador entre los manifestantes. La reacción fue instantánea: decenas de vecinos decidieron trasladar el reclamo a la casa del padre del acusado. Contra esa casa empezaron a arrojar piedras mientras exigían la entrega del responsable. 

Luego, ya todo fuera de sí, incendiaron la propiedad y golpearon tanto al padre del presunto abusador, que le causaron la muerte. El sujeto había salido con cuchillos a frenar a los manifestantes. 

"En el lugar sólo había dos policías que indicaron que nada pudieron hacer para detener al gran número de vecinos que comenzó a golpear -hasta la muerte- al padre del presunto abusador", expresó el Jefe de la Unidad Regional de Comodoro, Ricardo Cerdá.

Pero todo parece haber sido producto de un error, que circuló a través de un mensaje de WhatsApp. "La información empezó a circular de manera distorsionada", explicó Martín Cárcamo, fiscal a cargo de la causa de abuso, al medio Infobae. De esta manera, los vecinos dieron por verdadero el mensaje que señalaba como agresor a un joven de 21 años, vecino del barrio, que tenía antecedentes de conflictos. 

"Los vecinos hablan de supuestos antecedentes, delitos contra la propiedad y contra la integridad sexual", remarcó Cárcamo y aclaró que no están confirmadas esas afirmaciones en su contra.

Los manifestantes enfurecidos se dirigieron a la casilla de José Oviedo, padre del presunto abusador y la incendieron y cuando el hombre salió, lo golpearon hasta la muerte. Su cuerpo quedó tendido en plena calle.

El acusado "fue trasladado a la comisaría para preservarlo y en ese contexto la barriada entendió que se lo estaba deteniendo, pero no había ninguna evidencia que nos indicara que él era el autor y estuvo con custodia policial en la comisaría hasta la medianoche", afirmó Cárcamo. "Más tarde el joven supo del fallecimiento de su padre. Fue asistido por otro familiar y se dirigió a otro barrio de la ciudad para evitar ser agredido", contó el fiscal.

Por otro lado el fiscal informó que hay "altas probabilidades" de se descarte rotundamente su culpabilidad en el hecho, y que la coartada que presentó se confirme. "Estamos muy próximos a confirmar que habría estado en un punto lejano de la ciudad y que sería imposible que estuviera en el lugar y momento de la agresión".

El menor que fue abusado, en tanto, se encuentra en su casa con su familia y está siendo asistido por psicólogos forenses y médicos debido a que se encuentra todavía en estado de shock y está lastimado por los golpes de su agresor: tiene varios hematomas en el rostro, principalmente en la boca y los párpados.

Otras Noticias