Patagonia

La gran hazaña de una mujer que cruzó la Patagonia a caballo

El relato de la joven estadounidense que cabalgó durante tres meses la meseta de la Patagonia.
domingo, 31 de octubre de 2021 · 14:11

“Quería conocer la Patagonia campera, su gente, sus costumbres y esa sensación de no saber con qué amanecer o atardecer me iba a recibir este lugar”, expresa Ana Plummer, una estadounidense que decidió, hace cuatro años, emprender una gran hazaña: cruzar la Patagonia a caballo.

Anna creció en los bosques de Oregón y los desiertos de Texas.

“El viaje me cambió la vida”, dice la joven, ahora desde Minnesota, un pequeño pueblo norteamericano que linda con Canadá. Expedición “Patagone” es el nombre que Anna le dio a su increíble aventura, pero la idea de atravesar la Patagonia cual peregrinaje no surgió de un día para el otro, necesitó más de dos años de planificación y preparación.

 

El deseo de viajar

“Al llegar, comencé a trabajar con Carol Jones en la Estancia Nahuel Huapi. Cuando conocí un poco más de acá y las montañas, quise conocer más la Patagonia, la cordillera. Me encantó la cultura del campo y la mejor forma de viajar por la Patagonia es a caballo”, explica en un correcto español.

Así, la estadounidense emprendió su viaje por el sur junto a su perra Darcie y sus dos caballos, Bandido y Sundance, el 3 de noviembre de 2017. “El primer día fue el más largo y estresante. Salir de Bariloche llevó horas de andar a caballo por calles muy transitadas, preguntándome todo el tiempo si me habría olvidado algo de equipo”, cuenta Anna.

Con la piel cortada por el viento frío y una boina sobre su cabeza, Plummer transitó los dos mil kilómetros que unen a Bariloche con El Chaltén, luego siguió su recorrido por el sur, siempre al borde de la Cordillera.

 

Aceptar la incertidumbre

Para avanzar a un buen ritmo, Anna recorría cada jornada unos 30 o 40 kilómetros. “Todos los días de mi vida tengo un recuerdo de aquel viaje. Arrancaba a las 03:00 de la mañana y tenía un horizonte distinto cada día, con un lugar nuevo y con mis animales”, recuerda.

La joven norteamericana trabajó toda su vida con caballos.

A cuatro años del viaje, Anna reflexiona sobre cómo manejaban el día sin saber con qué se iban a encontrar. Los mapas ayudaban, pero como tomaban caminos alternativos, cualquier cosa podía suceder. En ese sentido, sostiene que la cordialidad de las personas que conocía era una caricia al alma y un motivo para seguir con la marcha.

“El contacto con la gente fue mucho mejor de lo que esperaba. Desde comida, agua y pasto para mis caballos, un lugar para dormir. Fue lo más importante y más lindo de todo el viaje”, afirma en diálogo con AM 550 y 24/7 Noticas.

 

Ser parte de la historia

Sin saberlo, Anna se convirtió en la segunda mujer que recorrió la Patagonia a caballo. La primera fue Charlotte Fairchild, quien empezó su viaje en Río Gallegos y terminó en Buenos Aires.

Charlotte, santacruceña, recorrió la Patagonia en 1952.

“Estoy contando los días para volver en enero a la Patagonia, es un lugar muy especial para mí en mi vida”, expresa la joven, quien concluye que lo mejor del viaje es que "es el camino el que te lleva a un lugar, a una emoción, a una experiencia que es muy difícil de explicar”.

Otras Noticias