Tragedia de Sol: se cumplen diez años y todavía no hay culpables

El avión cayó sobre la meseta rionegrina el 18 de mayo de 2011.
martes, 18 de mayo de 2021 · 16:13

El miércoles 18 de mayo del 2011 a las 23:40 horas, un avión de la aerolínea Sol se estrelló en el medio de la meseta de Río Negro, en la línea sur, con 22 personas a bordo. La aeronave había salido desde el aeropuerto de Neuquén con destino a Comodoro Rivadavia y se estrelló en Prahuaniyeu, al sur del área barilochense.

Los vecinos de la margen sur vieron una bola de fuego caer y, presos de la preocupación, se acercaron al lugar. Con las luces de los vehículos y linternas, vieron una incontable cantidad de restos de lo que hasta hacia minutos había sido el vuelo 5428 perteneciente a Sol Líneas Aéreas. Los pobladores inmediatamente avisaron a la Policía de Los Menucos, quienes acababan de recibir un llamado de la Fuerza Aérea para alertar sobre un pedido de auxilio por parte de un avión en problemas en esa zona de la provincia.

En la tragedia aérea no hubo ningún sobreviviente.

El vehículo aéreo se estrelló en un campo en el paraje Caltrauna, a mitad de camino entre Prahuaniyeu y Los Menucos. Sus restos quedaron esparcidos en un radio de unos 130 metros. Los familiares denunciaron que los cuerpos de los pasajeros fueron enterrados por las excavadoras que trabajaron allí y nunca pudieron recuperarlos. Meses después, colocaron las 22 cruces y realizaron una misa en la que se pidió por el descanso eterno de las víctimas, que quedaron sepultadas en el lugar de la tragedia en Río Negro.

El juez federal de Bariloche, Leónidas Moldes, estableció que no hubo responsabilidad por parte de los directivos de la compañía aérea y acusó a los pilotos fallecidos en el accidente. En su fallo, responsabilizó al piloto Víctor Raffo de 45 años, quien tenía 20 de experiencia de vuelo, y a su copiloto Adriano Bolatti, de 37 años, con más de mil horas de vuelo en su haber. A ellos les atribuyó haber tomado decisiones incorrectas, como por ejemplo, intentar bajar de altura ante la acumulación de hielo. Lo cierto es que estos recibieron la última información a las 15 horas, porque la oficina que debía brindar esos datos cerraba en ese momento.

El piloto y copiloto de la aeronave. El primero había advertido que no podía volar.

 

El recorrido del Saab 360A

El avión había salido del aeropuerto de Rosario a las 17:35 horas, con la primera parada en Mendoza; desde allí salió rumbo a Neuquén, desde donde se encaminaría a Comodoro Rivadavia para concluir su recorrido. Los conocedores aseguran que esta ruta en invierno puede ser peligrosa para volar este tipo de aviones con hélice por el riesgo de la acumulación de hielo sobre las hélices y las alas (engelamiento) que le resta sustentabilidad en el aire.

A las 20:33 horas se realizó el último contacto del avión con la torre de control del aeropuerto de Comodoro Rivadavia, para solicitar autorización de descender porque tenían acumulación de hielo en las alas. A partir de ese momento, además de los problemas generados por el frío de 11 grados bajo cero, el avión ya no pudo volver a comunicarse en forma radial.

La señal de alerta pudo ser detectada por un avión de Aerolíneas Argentinas que hacía el recorrido entre Comodoro y Aeroparque, y escuchó el "may day" y el número de vuelo del avión que pedía ayuda. Luego todo pasó a ser incertidumbre.

 

La causa sigue en abierta

Diez años después, la causa se encuentra en la Cámara Federal de Apelaciones de Roca. El padre de una de las víctimas espera que se investigue el accionar de los directivos de la Aerolínea Sol, que dejó de volar en el año 2016.

Los familiares de las víctimas buscan respuestas en la Justicia.

Plantean que los informes de los peritos coinciden en que el avión se estrelló por engelamiento. Además, aseguran que la aeronave no estaba habilitada para volar y que la empresa Sol Líneas Aéreas no había efectuado la revisión pertinente.

Otras Noticias