Emboscada y milagro en Roca

Un episodio terrible vivió un sargento el sábado por la noche.
lunes, 18 de mayo de 2015 · 00:00
GENERAL ROCA.- Una emboscada y un milagro tuvo lugar en Roca: Efectivos de la Comisaría 21ª recibieron varios llamados sobre un grupo de vecinos que estaba ocasionando disturbios y ruidos molestos, por lo que se hizo presente en el lugar un móvil con tres efectivos. Primeramente los policías no encontraron nada, pero se mantuvieron patrullando la zona. Y minutos más tarde, cuando volvieron a pasar por la cuadra de donde provenían las denuncias, vieron salir de una casa la silueta de un hombre que les apuntaba con un arma.


Sin titubear, dos uniformados decidieron bajar del móvil para detener al sospechoso, que cuando notó que los efectivos se dirigían hacía él se metió al domicilio. La persecución duró apenas unos segundos; en cuanto el primer agente ingresó al patio interno de la casa se encontró con ocho hombres que, según valoraron las autoridades de la Unidad 21ª, les habían tendido una emboscada. Tenían cuchillos, un machete y una lanza casera. Inmediatamente, se produjo un forcejeo entre los policías y algunas de las personas que estaban en el lugar. Mientras tanto, aquellos que no estaban en la lucha cuerpo a cuerpo, salieron y apedrearon el patrullero, un Fiat Siena que terminó seriamente dañado.

Allí fue cuando sobrevino el milagro: En el interior de la casa,  uno de los sospechosos pudo apoderarse del arma de un sargento de apellido Sagal, de 40 años, y terminó hiriéndolo de un balazo que le rozó la cabeza y por milímetros no le atravesó el cráneo.

Llegaron refuerzos de dicha depedencia de Roca y finalmente los sospechosos terminaron huyendo del lugar. Dos de ellos -un adulto y el menor de edad- fueron detenidos en ese momento, mientras que una hora después los efectivos dieron con dos sospechosos más. Y cerca de las 3, un allanamiento urgente en una casa de la calle Cipolletti al 3300 terminó con la detención del hombre acusado de haber realizado el disparo. Del procedimiento participó el fiscal Miguel Fernández Jahde. 


El sospechoso, de apellido Carrasco, quedó detenido, imputado en una causa por tentativa de homicidio, atentado y resistencia, daño calificado y robo calificado. Ayer por la tarde continuaban los allanamientos en busca del arma reglamentaria sustraída. (Redacción especial Minuto neuquén)

Otras Noticias