"Su nombre es Romeo": Conocé la historia del primer niño trans de Bariloche

Fue el primer chico que decidió pedir la rectificación de su partida de nacimiento.
martes, 5 de noviembre de 2019 · 09:58

BARILOCHE.- Esta es la historia de Romeo, el primer niño trans de Bariloche. Su caso se conoció por medio del Área de Género y Diversidad Sexual —que depende de la Secretaría de Desarrollo Social, Cultural y Deportivo del Municipio de la ciudad y sienta precedente porque se trata del primer chico que elevó una solicitud para rectificar su partida de nacimiento.

Su historia arranca en la infancia junto a su hermana melliza, (una se llamaba Antonella y la otra Lourdes). Una de ellas se peinaba como nena y elegía los juegos de nena, la otra prefería siempre imitar a su padre, en su rol de protector, odiaba peinarse con trenzas, amaba disfrazarse de gaucho y se identificaba con todo lo masculino.  Los padres fueron percibieron que no se trataba de un juego sino una decisión más profunda, una identificación más personal con el género masculino. Poco quedaba de esa nena, que iba dando paso a Romeo,el chico que luego asumiría su condición de trans.

“Antonella ya no estaba”, expresó muy claramente el padre, para graficar la situación. De hecho, en retrospectiva, con las fotos como registro de la historia familiar “no la encontrás… nunca lo fue”. Un día llegó el corte de pelo: La felicidad de Romeo era enorme. El próximo paso fue el uso de un boxer, el niño empezaba a identificarse en lo que era: Un niño trans.

Sus pares lo trataban de igual a igual, y él estaba tan seguro que le brindaba fortaleza a la familia entera. “A mí me gustan las cosas de nene y quiero ser nene”, decía y eso alcanzaba para que sus vínculos fueran fluídos, sin rollos. 

Fue en el jardín de infantes de Bariloche que llegaron los problemas. Encuentros de por medio, desde la institución empezaron a entender que era una cuestión de identidad y respetaron sus primeros signos de transformación. Romeo siguió mostrándose al mundo como quería que lo reconozcan, relajado y siempre abierto a brindar una explicación. Obviamente le tuvieron que explicar con naturalidad la condición de trans, y que no iba a tener por ahora, el mismo órgano íntimo de los varones,que podía ser varón igual, aunque más adelante debía efectuar cambios físicos para ello.

Luego se asesoraron y entró en sus vidas el Equipo de Diversidad Sexual de la municipalidad de Bariloche y allí todo fue mucho mejor. Debido a que dicho equipo está formado por hombres trans, ello les permitió acceder a muchísima información valiosa de los derechos que posee Romeo y cómo las cosas cambiaron para el colectivo trans desde la ley de identidad de género. Él mismo los adoptó como referentes y actualmente trabajan con todo el círculo familiar porque las familias también necesitan contención, es un proceso que hacen todos y todas en el hogar.

Tras estos pasos, llegó la primera victoria: Romeo comenzó los trámites para el cambio registral y, de esta manera, se convirtió en el primer niño trans de la ciudad de San Carlos de Bariloche en solicitar la rectificación de la partida de nacimiento, que implica el reconocimiento de su verdadera identidad sentida y autopercibida y el primer paso para el cambio de su documento.

De esta manera, Romeo inaugura una nueva etapa para Bariloche en el camino de la inclusión. En consecuencia, el equipo municipal va a organizar encuentros de familias con hijos/as trans para armar red y acompañar los procesos de manera individual y colectivamente. Porque la comunidad se forma con el aporte de cada uno de los cuales la forman.

¡Aplausos por Romeo y por la división municipal que tanto hace por este tema!. (Redacción especial Minuto Neuquén)