Salud

Piel avejentada, pelo y uñas quebradizos por culpa del tabaco

Especialistas aseguran que existe lo que se denomina el 'rostro del fumador'. La persona que fuma presenta una piel rugosa y un tanto grisácea.
martes, 24 de febrero de 2009 · 00:00
Si nota su pelo más frágil o sus uñas muy debilitadas y le parece que su piel envejeció antes de tiempo probablemente la respuesta se encuentre en su hábito de fumar.

El diario El Mundo publicó que las arrugas de los fumadores son distintas, más estrechas, profundas y con contornos bien marcados.

Al parecer, los efectos nocivos del tabaco no sólo afectan a la dermis: el cuero cabelludo pierde luminosidad y se vuelve quebradizo, incrementa su porosidad y adquiere un olor muy característico de los cigarrillos. Además, según Susana Puig, dermatóloga del Hospital Clínic de Barcelona, "las uñas se debilitan, están más frágiles y pierden brillo".

Todos estos cambios causados por el humo del tabaco "suelen manifestarse a partir de los 35 años y son directamente proporcionales al grado de consumo", afirma el dermatólogo Just-Saboré.

Además, el tabaco se asocia con otras alteraciones dermatológicas. Incrementa el riesgo de aparición de psoriasis y reduce la respuesta a los distintos tratamientos. El humo del cigarro también afecta a la cicatrización de las heridas. Julián Conejo-Mir es el presidente de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) e insistió en que "también provoca acné, cáncer cutáneo y alteraciones en la estética bucal (aumento de la placa bacteriana, mayor riesgo de gingivitis, irritación de mucosas y encías, color amarillento de los dientes)".

Los estudios epidemiológicos realizados hasta la fecha confirman que el riesgo de arrugas de las mujeres fumadoras es casi el triple respecto a quienes no consumen tabaco y el doble en el caso de los hombres. "Por lo general, las mujeres tienen una piel más delicada", aclara Justa Redondo, presidenta del VIII Congreso Nacional sobre Prevención y Tratamiento del Tabaquismo, que se celebra en Córdoba hasta el próximo 21 de febrero.

Aunque los cigarrillos lesionan la piel del cuerpo entero, "el envejecimiento prematuro resulta más evidente en la cara, ya que es la más expuesta a los rayos ultravioletas del sol".

La buena noticia es que, "a diferencia de las radiaciones solares, los daños del tabaco son, generalmente, reversibles" y la piel es el primer órgano que muestra los efectos positivos a las pocas horas de dejar de fumar. "La piel se vuelve más tersa e hidratada", aunque no todos los casos responden de la misma manera.

Fuente: Infobae.com

Comentarios

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias