Salud

El Ministro de Salud argentino disertó en la Organización Panamericana de la Salud

El ministro de Salud de la Nación, Juan Manzur, advirtió ayer en Washington sobre los nuevos desafíos que los sistemas de salud de la región deben afrontar, entre los que mencionó la pandemia de Influenza A (H1N1), la re-emergencia de la fiebre amarilla y el dengue.
miércoles, 30 de septiembre de 2009 · 00:00
El funcionario disertó en el marco de la “49 Sesión del Consejo Directivo de la Organización Panamericana de la Salud”, tras lo cual mantuvo una reunión de trabajo con Pamela Cox, vicepresidenta regional del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, al tiempo que Eduardo Bustos Villar, secretario de Determinantes de la Salud y Relaciones Sanitarias, participó en representación de nuestro país en una reunión con los ministros de Salud de la UNASUR, en la que se abordó la cuestión del acceso de los países de la región a la vacuna contra la Influenza A (H1N1).

Manzur expuso en la sesión inaugural de la asamblea anual de la OPS, en la que fueron oradores su directora, Mirta Roses; la directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan; el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza y el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Luis Alberto Moreno.

En su mensaje, Manzur destacó el “liderazgo” de la OPS en medio de la pandemia de Influenza A, al facilitar “un canal permanente para el intercambio de información y para apoyar a nuestros países a través de sus recomendaciones”, así como también “en la adopción de protocolos y la asistencia técnica a los países de la región”. Respecto a la crisis financiera mundial, el titular de la cartera sanitaria nacional dijo que “nuestros países no saldrán indemnes”, y que observó que “uno de sus efectos más temidos es el desempleo y el consecuente aumento de la vulnerabilidad extrema, lo pone serios obstáculos para el cumplimiento del imperativo de la cobertura universal y la equidad en salud”.
 
Manzur argumentó que para mitigar los efectos de estas crisis sobre los indicadores sociales, es preciso adoptar políticas sanitarias probadas “en las varias crisis que Argentina atravesó en los últimos tiempos”, y puso el foco en los éxitos alcanzados a través de la “estrategia de la Atención Primaria de la Salud, porque ésta constituye la mejor manera de construir salud con nuestra población”.

En ese contexto, enumeró políticas de Estado desarrolladas por la Argentina, entre las que mencionó al Programa Remediar que, dijo, “ofrece a las personas que asisten al primer nivel de atención la entrega gratuita de medicamentos en más de 5.000 centros de salud ubicados en todo el territorio nacional, garantizado el acceso a medicamentos esenciales a más de 15 millones de compatriotas”.
 
Además, sostuvo que el Plan Nacer amplió “la cobertura social y aseguró la atención y el cuidado de la salud para mujeres embarazadas y puérperas, niños y niñas de hasta seis años”, y explicó que “por cada consulta y práctica médica realizada a los beneficiarios del plan, los centros de salud u hospitales reciben recursos para mejorar el edificio, comprar equipamiento y mejorar la calidad de atención, decidiendo cada prestador en qué invertir para mejorar el cuidado la salud de su población”.

El ministro Manzur abogó por “reforzar la promoción de la salud involucrando a todas las personas y a las comunidades en el desarrollo de pautas saludables de vida para el cuidado de su propia salud y por ende la de su comunidad”, para lo cual –señaló– “se requiere un profundo cambio del paradigma sanitario”, en el que es preciso “convertir en protagonista activo a quien desde hace siglos se lo llama paciente”.

Para Roses, la crisis financiera “es amenaza para la salud de los pueblos”

Al inaugurar las deliberaciones, la directora general de la OPS, la argentina Mirta Roses, felicitó a los países del hemisferio sur que pudieron enfrentar la pandemia de Influenza A (H1N1), y puso de relieve que “la enseñanza que nos dejó fue que la prevención, la preparación y la solidaridad fueron las mejores herramientas para transitar la crisis”.

“En la práctica, estos tres ejes constituyeron una gran red sanitaria continental en la que el personal de salud, los expert

Otras Noticias