Salud

Para ganarle la batalla al colesterol...

Para mantener la salud de las arterias, el colesterol bueno tiene que vencer al malo y para conseguirlo, necesita que aprendamos a alimentarnos mejor con los nutrientes adecuados.
jueves, 12 de agosto de 2010 · 00:00

La fórmula para mantener la salud cardíaca y evitar el infarto cerebral es: colesterol HDL (bueno) alto + colesterol LDL (malo) bajo. El origen de la aterosclerosis y muchas enfermedades cardíacas y cerebrales no está solamente en el aumento del colesterol que se oxida y se adhiere a las paredes arteriales hasta taponarlas, sino en una guerra que estas dos sustancias disputan dentro de la sangre y de cuya victoria o rendición depende nuestra vida.

Además de la medicación específica que hay actualmente, también tenemos estrategias nutricionales para aumentar el colesterol bueno y que éste ayude al organismo a combatir al malo. Para empezar conviene llevar una dieta rica en antioxidantes (como la vitamina C y E), limitar la ingesta de grasas saturadas y no abusar de las que se oxidan más fácilmente, que son las ricas en Omega 6, como maíz, girasol, cártamo, etc. Por último, incluya alimentos con alto contenido de ácidos grasos monoinsaturados antioxidantes. Tal es el caso del aceite de oliva, la palta o las almendras.

Entre los grandes aliados que puede llevar a la mesa están:

 ✱ Ajo: según un estudio realizado en Estados Unidos, puede llegar a subir hasta un 23 % el LDL, con una dosis diaria de aceite de ajo extraído de 3 dientes.

 ✱ Cebolla: media unidad cruda al día, repartida con las comidas, puede subir el colesterol bueno.

 ✱ Aceite de oliva: baja el colesterol malo y sube el bueno, aun en grandes cantidades.

 ✱ Manzana: la pectina que contiene es un tipo de fibra soluble eficaz para regular ambos tipos de colesterol. Consumir 3 por día.

 ✱ Zanahoria: comer 2 por día resulta muy beneficioso ya que son ricas en pectina y antioxidantes.

 ✱ Legumbres: media taza dos veces al día, consumida durante varios meses, favorece la reducción del HDL y la suba del LDL.

 ✱ Alimentos ricos en vitamina C y E: la primera abunda en cítricos, frutilla, kiwi, naranja, ajíes, etc. La segunda se encuentra en frutos secos y semillas.

Finalmente, se debe tener cuidado con las dietas bajas en grasa porque, si son muy estrictas, disminuyen tanto el colesterol malo como el bueno y, en ese caso, apenas si reduciría el riesgo cardiovascular. Sí es importante reducir al máximo el consumo de grasas de origen animal.

 Bueno y malo

 La sangre transporta el colesterol desde el intestino o el hígado hasta los órganos que lo necesitan. Para hacer más fácil su transporte, se une a unas partículas llamadas lipoproteínas, que se dividen en dos tipos: las de baja densidad (LDL) y las de alta densidad (HDL).

Las primeras son las encargadas de transportar nuevo colesterol desde el hígado a todas la células del organismo. Mientras que las HDL tienen la misión contraria: recoger los sobrantes no utilizados y transportarlos de nuevo al hígado, para su almacenamiento o excreción al exterior, a través de la bilis. El HDL favorece que las grasas nocivas para el cuerpo no se oxiden al entrar en contacto con los radicales libres de la sangre y fluyan correctamente al hígado para ser eliminadas, de allí que se los conozca popularmente como bueno y malo.

Es importante que tengamos en cuenta las cifras saludables de estas sustancias dentro del organismo:

- Colesterol HDL

Lo deseable -tanto para hombres como mujeres- es que esté por arriba de 40 mg/dl, pero lo ideal es tener más de 60 mg/dL.

- Colesterol LDL

Es preferible que sus niveles estén por debajo de 160 mg/dl para las mujeres premenopáusicas, y menores a 130 mg/dl para los varones y las mujeres que han atravesado la menopausia.160 mg/dL o más es considerado muy alto; de 130 a 159 mg/dl, al límite y de 100 a 129 mg/dL, es casi normal. Menos de 100 mg/dL es óptimo.

 


Comentarios

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias