Salud

Todo sobre fobias

Si bien muchas veces las fobias se asocian con simples temores, son trastornos de ansiedad muy común. En la siguiente nota te contamos qué son, sus causas y tratamientos.
lunes, 29 de agosto de 2011 · 00:00
Una fobia es un miedo intenso e irracional a una situación, animal u objeto, y debe ser considerado como un trastorno de ansiedad y no sólo como un simple temor. Son muchas las personas que sufren de teror cuando se enfrentan a ciertas situaciones, personas u objetos. Si bien en la mayoría de los casos estos temores permiten tener una vida normal, en otros el problema incide directamente con el desarrollo cotidiano.

Es importante remarcar que una fobia va más allá de un simple miedo: el trastorno se considera cuando el temor llega al punto en el cual la persona que lo sufre debe organizar su vida para evitar estas situaciones u objetos que ocasionan ansiedad.

¿Cuáles son los síntomas de una fobia?

Un individuo que sufre una fobia normalmente presenta una necesidad imperativa de evitar cualquier tipo de contacto con la situación u objeto fuente de ansiedad. Estas personas sufren de tan sólo imaginar la situación o el contacto con dicho objeto.

Si bien existen diversas clasificaciones, podemos determinar dos tipos de fobias:

Fobias simples: es el medio a objetos, animales o situaciones puntuales
Fobias complejas: es medio paralizador, como fobia a lugares abiertos o fobia social, que generalmente están vinculadas a una circunstancia puntual

De esta manera, la vida cotidiana de un individuo que padece una fobia se ve determinada por los objetos o situaciones que le provocan ansiedad, pudiendo así ser un verdadero obstáculo para su quehacer diario.

Es importante aclarar que el temor profundo o sensación de ansiedad resultantes de una fobia pueden ser ocasionados por algo aparentemente lógico y racional, como puede ser el miedo a las alturas, o algo completamente irracional, como es el temor al color amarillo.

¿Cuáles son las causas de una fobia?

Si bien cada fobia tiene su fuente de ansiedad, las causas en los diversos casos son muy difíciles de determinar debido a que en la mayoría de las fobias existen numerosas variables que entran en juego, tanto ambientales como psicológicas.

Un ejemplo muy claro es la agorafobia -el temor a los espacios abiertos, al "afuera"-, que es muy frecuente y realmente tiene un impacto muy duro en la vida cotidiana de quien lo padece. En estos casos el temor y la ansiedad surgen a partir de actividades tales como salir de casa, viajar solo o ingresar en sitios con mucha gente. Estas situaciones hacen sentir vulnerable y expuesta a la persona, impidiéndoles encontrar una via de escape si algo anda mal.

De esta forma encontramos fobias que permiten llevar una vida normal y casos de fobias que le impiden a la persona incluso salir de su casa.

Tratamientos para la fobia

La realidad indica que, si bien existe un importante porcentaje de personas que padecen algún tipo de fobia, muy pocas son las que recurren a un especialista en busca de ayuda profesional. Normalmente los individuos fóbicos simplemente buscan la forma de evitar la situación u objeto que provoca ansiedad, lo que en muchos casos genera que la fobia empeore con el correr de los años.

Especialistas afirman que es más productivo enfrentar el miedo con la ayuda de un terapeuta que invertir tiempo y energía en crear situaciones para evitar las fobias.

Por lo general los tratamientos se apoyan en lo que se conoce como terapias "habladas", como es el caso de la terapia cognitivo conductual, que puede llevarse a cabo en forma individual o grupal y tiene una duración de semanas o meses.


Fuente: BBC Salud


Otras Noticias