Salud

7 claves para aprovechar el estrés

Consejos útiles para convertir la crisis en una fortaleza.
martes, 30 de agosto de 2011 · 00:00

¿Alguna vez vio que alguien pudiera salir adelante o triunfar en condiciones de estrés? Quizá sí. Donde usted ve una inmensa carga de trabajo, esas personas ven un desafío emocionante; donde usted ve un sendero tenebroso hacia un territorio desconocido, ellas ven una aventura.

Esas personas saben que, al menos en parte, la solución para combatir el impacto negativo del estrés —que puede provocar aumento de peso, afecciones cardíacas, depresión y ansiedad— está en cómo se lo enfrenta. “La ausencia de estrés lleva al aburrimiento, es aconsejable tener un poco”, dice el doctor Robert Maunder, psiquiatra del Hospital Monte Sinaí, en Toronto. “Y aunque el estrés muy intenso rara vez es positivo, hay maneras positivas de enfrentarlo”. A continuación, siete formas sencillas de aumentar su capacidad para reducir el estrés y volverlo a su favor:

1. Preocúpese menos y piense en hallar soluciones. “La preocupación es el proceso de imaginar resultados dolorosos, e incluso catastróficos, por carecer de un plan y de estrategias de prevención eficaces”, dice Matthew McKay, coautor de una guía práctica de relajación y reducción del estrés. Concéntrese en encontrar soluciones potenciales para resolver el problema que le preocupa, agobia o paraliza. En el libro, él y sus colegas aconsejan realizar este ejercicio:

  • Defina claramente el problema. Por ejemplo: “Me siento agobiado por la carga de trabajo y porque debo cumplir con los plazos de entrega de muchos proyectos el mismo mes”.
  • Haga una lluvia de ideas para encontrar soluciones.
  • Evalúe cada idea, y ponga una X junto a aquellas que no sean posibles, un signo de interrogación junto a las que sean difíciles de realizar, y una Y junto a las que pueda poner en práctica de inmediato.
  • Fije plazos para concretar las ideas marcadas con una Y.
  • Tras hacer realidad esas ideas, revise de nuevo las que tengan signo de interrogación y pregúntese si es posible concretar algunas de ellas.
  • Por último, revise otra vez las X. ¿De verdad son imposibles?

2. Mantenga un trato civilizado. La falta de amabilidad no sólo es desagradable, sino una fuente importante de estrés y ansiedad. El maltrato en los lugares de trabajo afecta la salud física y mental de las víctimas del sarcasmo, el menosprecio o el desaire, y también de la de quienes trabajaban con las víctimas. Su consejo es simple: propicie un ambiente de respeto en el lugar de trabajo para reducir el estrés de todos.

3. Sea su propio abogado del diablo. Si usted se pasa todo el tiempo preocupándose por algo que no ha ocurrido, McKay y sus colegas le sugieren aplicar esta estrategia para reducir la ansiedad. Después de una noche de sueño reparador y un desayuno saludable —dos técnicas antiestrés en las que las abuelas tenían razón—, anote su preocupación en un cuaderno. Luego, pregúntese: ¿qué es lo peor que podría pasarme si lo que deseo que suceda no ocurre, o lo que no quiero que ocurra sucede? Después, pregúntese: ¿Qué cosas buenas podrían pasar si no sucede lo que deseo, o si ocurre lo que no quiero? Piense en las emociones positivas que

Comentarios

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias