Salud

Comer carne eleva el riesgo de ACV

Un reciente estudio reveló que si bien una dieta rica en proteína es buena para la salud, según de qué proteína se trate, también podría aumentar el riesgo de tener un accidente cerebrovascular. Cómo reemplazar las carnes rojas de la dieta
martes, 17 de enero de 2012 · 00:00
”El mensaje es que el tipo de proteína es clave para el riesgo de sufrir un ACV. Debemos considerar la proteína en el contexto alimentario”, dijo el doctor Frank Hu, profesor de la Facultad de Medicina de Harvard y coautor del estudio.

El equipo de Hu revisó dos estudios sobre decenas de miles de personas desde la mediana edad en adelante. En más de 20 años, 1.400 hombres y más de 2.600 mujeres tuvieron un ACV.

El infarto cerebral es la tercera causa de muerte de los Estados Unidos, donde, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por su sigla en inglés), 26 de cada 1.000 personas tuvieron un ACV y unas 800.000 mueren cada año por esa causa.

El equipo dividió a los participantes según su nivel de consumo de carnes rojas, carnes blancas, pescado, productos lácteos y otras fuentes de proteína cotidianas.

Los hombres que ingerían más de dos porciones diarias de carne roja (los que más consumían) tuvieron un 28% más riesgo de tener un ACV que los que comían un tercio de porción diaria de carne (el grupo que menos consumía). Para los autores, una porción de carne roja equivale a entre 113 y 170 gramos de bife o hamburguesa.

Las mujeres que consumían casi dos porciones diarias de carne roja tuvieron un 19% más riesgo de sufrir un ACV que las que ingerían menos de la mitad de una porción.

Un 19% de aumento del riesgo de tener un ACV significa que 31 de 1.000 personas tendrían un infarto cerebral.

El equipo comprobó que reemplazar una porción diaria de carne roja con otra de pollo redujo un 27% el riesgo de tener un ACV, mientras que una porción de nueces o pescado estuvo asociada con un 17% menos riesgo y una de lácteos, con un 10 u 11% menos.

Al doctor Adam Bernstein, autor principal del estudio e investigador de la Clínica de Cleveland, no le sorprendieron los resultados: “Nosotros también estudiamos la relación entre el consumo de carnes rojas y la diabetes y la enfermedad coronaria. De modo que tiene sentido que estas enfermedades cardiometabólicas se agrupen”.

Un estudio de Susanna Larsson, del Instituto Karolisnka de Estocolmo, en Suecia, también había revelado una relación entre el consumo de carnes rojas y el riesgo de tener un ACV. Lo que agrega el nuevo estudio, opinó Larsson, es la reducción del riesgo de tener un ACV en los consumidores frecuentes de carnes blancas.

Las personas que más pollo o pavo comían a diario (la mitad de una porción para las mujeres y tres cuartos de una porción para los hombres) tuvieron un 13% menos riesgo de tener un infarto cerebral que las que consumían apenas más de una porción diaria.

Sorprendió que el pescado no brindara protección alguna contra el ACV. Larsson recordó un estudio previo que había identificado menos ACV en los consumidores frecuentes de pescado.

“Varía mucho la forma en la que la gente cocina y prepara el pescado, y no pudimos llegar hasta ese nivel con el análisis”, dijo Bernstein. El equipo no probó que la carne roja sea la causa del aumento de ACV, pero Bernstein dijo que podrían influir la grasa y el hierro de la carne.

Comentarios

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias