Cirugía mamaria : El decálogo de los mitos que hay que desterrar

Un compilado de las teorías falsas a la hora de pensar en una intervención estética de este tipo.
viernes, 3 de julio de 2015 · 00:00

Mito 1. Siempre sabemos cuándo alguien tiene implantes mamarios

Esta afirmación es falsa, solo se podría saber con seguridad preguntándole a la mujer en cuestión. Los únicos implantes que se notan son aquellos en los cuales el tamaño colocado es demasiado grande y no es proporcional al resto del cuerpo del paciente. Si el médico sabe buscar la armonía en el cuerpo, pueden ser vistos como naturales.

Mito 2. El implante siempre está mejor colocado debajo del músculo

Muchas pacientes han escuchado que colocar el implante detrás del músculo es la mejor opción. La verdad es que ambos métodos, tanto detrás de la glándula como detrás del músculo, dan excelentes resultados. Colocar la prótesis de silicona detrás del músculo está indicado en pacientes que no tienen buena cobertura del polo superior, se usa este plano para disimular el borde superior del implante. La elección del plano retroglandular y por delante del músculo debe hacerse cuando existe buena cobertura del implante, ya sea porque la piel es más gruesa o por la presencia de tejido adiposo o mamario que cubre el implante. Al elegir el plano correcto, siempre el resultado debe ser natural.

Mito 3. Hay un mejor método para realizar la incisión

A menudo los pacientes dicen: “Me contaron que la incisión en el pezón es la mejor”. La verdad es que tanto la incisión subareolar (debajo de la areola) o submamaria (debajo de la mama) debería ser siempre una línea muy tenue y difícilmente visible. Si la técnica es adecuada y la cicatrización del paciente es correcta, ambos métodos tienen un excelente resultado estético.

Mito 4. Todas las pacientes pueden tener cualquier forma de pechos

¿Cuántas veces las mujeres asisten a la primera consulta de su cirujano con la foto de una famosa? Todo el tiempo. Lo cierto es que en algunos casos es posible llegar a ese resultado y en otros no. Esto se debe a que la contextura física del paciente – su estatura, el ancho de hombros, la estructura del tórax, las características de su piel y su glándula mamaria – a veces no coincide con la de la foto.

Mito 5. Todo es cuestión de elegir el volumen de la silicona

La medida del corpiño no es resultado de la colocación del implante, sino la suma de tejido mamario y grasa mamaria más el implante, en el contexto de la forma de la caja torácica de una mujer. Las pacientes deben decirle a su médico qué tamaño quieren tener y será el profesional quien vea las características del implante que ofrecerán ese resultado.

Mito 6. Los implantes mamarios son peligrosos

Existen muy pocas ocasiones en las cuales un implante mamario presenta una complicación llamada “encapsulamiento protésico”. Esta situación disminuye muchísimo más con un buen reposo postoperatorio. Lo cierto es que todos los estudios científicos realizados, hasta la fecha, han demostrado que no hay asociación alguna entre los implantes de mama de gel de silicona y las enfermedades.

Mito 7. Las cirugías económicas dan el mismo resultado

No todos los cirujanos plásticos cobran lo mismo, hay un rango de tarifas que muchas veces da un nombre conocido mediáticamente, muchos años de prestigio y experiencia o ambas cosas. Y esta es una decisión de la paciente. Pero sí es necesario saber que es peligroso que un médico baje de un monto determinado. ¿Cuál? El necesario para una operación segura y correcta. Este monto surge de la suma de los siguientes ítems: prótesis de mama, la internación en una clínica u hospital, el acceso a un quirófano, todos los materiales descartables necesarios, la medicación antibiótica, analgésica y anestésica y por último los honorarios de todas las personas que se necesitan en un quirófano: el cirujano, el ayudante de cirugía, el instrumentador, el anestesista y un cardiólogo. Recordemos aquí algo muy importante: Para que un procedimiento de un excelente resultado, se necesita un buen equipo médico.

Mito 8. Es una operación muy dolorosa

El aumento mamario solo causa molestias menores, que se alivian fácilmente con analgésicos. Si la colocación del implante fue retromuscular, es posible que se presente una molestia mayor, dependerá del umbral de dolor de cada paciente.

Mito 9. Si no hay dolor en postoperatorio puedo mover los brazos

El dolor NO se relaciona con el reposo postoperatorio. Los primeros días post cirugía es absolutamente necesario NO mover los brazos para mantener en calma el área operada y que su cicatrización y recuperación sea rápida y sin complicaciones.

Mito 10. Las mujeres lo hacen por alguien más

La verdad es que casi todas las mujeres con implantes de mama lo hacen por ellas mismas, para verse y sentirse mejor con la mirada puesta en su espejo.

(*) Dr. Fernando Felice
Cirujano Plástico (UBA)

Fuente: Perfil