Esta es la nueva epidemia gástrica que acecha a los argentinos

Es una patología muy frecuente del aparato digestivo.
martes, 4 de agosto de 2015 · 00:00
Lo que se conoce como reflujo gastroesofágico es la nueva epidemia gástrica que acecha a los argentinos. Según informó Tiempo Argentino, seis de cada diez argentinos la han padecido en el último año y uno de cada cuatro lo sufre de manera crónica todas las semanas.

Este datos e desprende del resultado de un reciente estudio llevado a cabo en distintas ciudades del país por el doctor Jorge Olmos, junto a un grupo de colaboradores del Hospital Italiano y el Hospital Posadas. Según los especialistas, esta afección que genera una sensación de quemazón o ardor que sube hacia la garganta por detrás del pecho, se vincula directamente con los malos hábitos alimenticios y el nivel de estrés, pero puede ser eliminada si se corrige la dieta y los parámetros de higiene.

El reflujo gastroesofágico es la patología más frecuente del aparato digestivo, pero la mayoría de la población que la padece no lo sabe. Muchos suelen confundirlo con la acidez y se automedican, logrando calmar el síntoma, al menos temporalmente. Pero si no se cambian los hábitos alimenticios, es probable que el malestar vuelva a afectar. Por otra parte, la automedicación puede generar complicaciones y problemas extradigestivos, como bronquitis, sinusitis, laringitis, faringitis, asma y trastornos dentales.

"Las personas con reflujo, un síntoma que deriva del paso de contenido ácido del estómago hacia el esófago, ven alterada profundamente su calidad de vida, ya que además de los síntomas sumamente molestos puede generar insomnio y alterar el humor", explicó el director médico del Centro de Diagnóstico Digestivo (Cendig), Eduardo Segal.

Segal apuntó que algunos de los consejos para evitar el reflujo son no acostarse inmediatamente después de las comidas, no usar prendas ajustadas en el abdomen y controlar el sobrepeso. Además, recomendó disminuir el consumo de tabaco y alcohol, evitar comidas y bebidas que promuevan el pasaje de ácido hacia el esófago –como grasas, fritos, salsas, condimentos, chocolate, menta, bebidas gaseosas, café y mate, entre otros–, y reducir el estrés. Por último, aconsejó evitar agacharse o hacer ejercicio inmediatamente después de comer y elevar la cama unos 10 o 15 centímetros mediante la colocación de tacos de madera en las patas de la cabecera, y no con almohadas.

La pirosis, que no es la acidez

Se conoce como pirosis a la sensación de quemazón que sube hacia la garganta por detrás del pecho. Esto no debe confundirse con la acidez, ya que en ese caso el ardor se produce en la boca del estómago.

Otro síntoma típico de esta epidemia gástrica es la regurgitación en la garganta, es decir, el alimento que va hacia la garganta como resultado de la contracción muscular del esófago.

La acidez frecuente no tiene complicaciones extra digestivas; en cambio el reflujo puede tenerlas. Eso desencadena cuadros como alteraciones en las encías, problemas dentales, tos crónica, etcétera.

Recomendaciones

No saltear comidas (cumplir las cuatro comidas) y no comer tanto a la noche, procurando que pasen más de cuatro horas entre que se cena y se va a dormir.

También, desde luego, comer de forma saludable, evitando grasas, frituras, chocolate, mentas, condimentos, gaseosas, mate y café, además de no consumir tabaco ni alcohol.

Cumplir las cuatro comidas y disminuir los niveles de estrés, descansar adecuadamente, controlar el sobrepeso y no usar prendas ajustadas en el abdomen.

Evitar agacharse o hacer ejercicio inmediatamente después de comer y elevar la cabecera de la cama unos 10 o 15 cm (con tacos en las patas, no con almohadas).

Estas recomendaciones pueden en algunos casos mejorar los síntomas de muchas personas, aunque otras, más allá de seguir estos consejos, necesitarán someterse a un tratamiento.

Otras Noticias