Conocé cómo detectar el cáncer infantil a tiempo

La noticia sobre Noah, el hijo de Luisana Lopilato, dejó en shock a la sociedad. Datos que pueden salvar vidas
viernes, 4 de noviembre de 2016 · 00:00
BUENOS AIRES- La noticia del cáncer infantil de Noah, el hijo de Luisana Lopilato y Michael Bublé, generó dolor y preocupación en gran parte de la sociedad. Hay ciertos datos que son necesarios para detectar a tiempo esta enfermedad que puede ser curada completamente en un porcentaje alto de los casos.

El término "cáncer infantil” designa a los distintos tipos de cáncer que pueden aparecer en los niños antes de cumplir los 15 años. Según las tasas mundiales de incidencia, los números oscilan entre 50 y 200 por cada millón de niños en todo el mundo. La leucemia, según una nota publicada por TN.com, representa cerca de un tercio de todos los cánceres infantiles. Los otros tumores malignos más comunes son los linfomas y los tumores del sistema nervioso central. 


"La detección temprana, el diagnóstico oportuno y el correcto manejo de la misma pueden mejorar el pronóstico del niño y aumentar las posibilidades de cura”,  explicó la doctora María Angélica Fernández Barbieri, del servicio de pediatría del Hospital Alemán. "Es una enfermedad curable”, remarcó .
 
Como los síntomas pueden ser engañosos, es primordial el rol del médico en la detección de la patología.

Posibles síntomas de alarma:

- Fiebre, perdida de peso y apetito, palidez, fatiga, sangrados o moretones de fácil aparición, persistentes e inexplicables.
- Bultos en abdomen, pelvis, cuello y cabeza, extremidades, testículos, ganglios.
- Dolor en huesos, articulaciones, espalda y fracturas fáciles.
- Manchita blanca en el ojo, estrabismo, ceguera o pérdida de visión, protuberancia del globo ocular.
- Signos neurológicos como cambios de conducta, trastornos de equilibrio, marcha, dolor de cabeza, agrandamiento de la cabeza.
- Vómitos por la mañana, estados febriles recurrentes no relacionados con infecciones.

También hay que analizar cuando el niño pierde el interés en las cosas habituales que venía haciendo o inexplicablemente comienza a decaer su rendimiento escolar.

"El cáncer en la infancia no es prevenible como en los adultos, como ocurre por ejemplo con el cáncer de mama. Lo que equipara en importancia a la prevención que se hace en adultos, es la detección temprana”, remarcó Marcelo Scopinaro, miembro del Consejo Consultivo del Instituto Nacional del Cáncer, y ex jefe del servicio de hemato-oncología del Hospital Garrahan.

"En los chicos no hay síntomas específicos, porque varían de acuerdo a cada cáncer infantil. Se pueden confundir con otros síntomas de otras enfermedades típicas de la edad. Algunos son dolores óseos, dolor de cabeza, de espalda, sindrome febril, etc. La estrategia consiste en detectar y ‘sospechar’, como nosotros decimos.  Si los pediatras tienen en su mente la posibilidad de estar en la presencia de un posible cáncer, van a saber interpretar qué síntomas o signos llaman la atención y así poder derivar a un centro especializado para mayores estudios”, agregó Scopinaro.

"Las cifras son más altas de las que se obtiene en adultos. En países desarrollados, el 80% de los niños con cáncer se cura. Sin embargo, en países no desarrollados, como ocurre en Argentina, tenemos estadísticas que hablan de una cura cercana al 65% a nivel nacional”, detalló.

Otras Noticias