Sociales

Las mejores bromas: Es el día de los Inocentes

Se trata de una costumbre de larga data de hacer chistes sencillos, que dejan con la boca abierta a los que no están enterados de esa fecha. Te contamos las clásicas.
miércoles, 28 de diciembre de 2011 · 00:00
En muchos lugares de Hispanoamérica, como en Neuquén, y en España es costumbre realizar en esta fecha bromas de toda índole.

Los medios de comunicación hacen bromas o tergiversan su contenido de tal modo que la información parezca real.

Se trata de una libertad que se dan los agentes mediáticos para dar rienda suelta a su sentido del humor, oportunidad que solamente tienen una vez al año.

Es tradición que los periódicos publiquen páginas enteras de noticias cómicas, con la advertencia de que es día de los inocentes, que van desde las que son una obvia mofa a cualquier suceso reciente, hasta las que parecen serias y engañan al lector desprevenido. El día de los inocentes se vive en todo el mundo hispanohablante. /es.wikipedia.org

Las 15 mejores bromas para el Día de los Santos Inocentes

Pegar una moneda al suelo, adelantar la hora en los relojes… El día de hoy se presta para (casi) todo. El Día de los Santos Inocentes cumple este 28 de diciembre, ni más ni menos, que 2012 años, según la tradición.

Y es que, habría que remontarse a días después del nacimiento de Jesucristo para saber de dónde proviene esta celebración. Concretamente, al momento en el que el rey Herodes (de Judea) manda a matar a todos los niños (inocentes) menores de dos años nacidos en Belén –para deshacerse así del Niño Jesús y evitar la profecía de los Reyes Magos de que éste sería «el Rey de los Judíos»–.

Actualmente, este trágico suceso ha dado lugar al día en el que todas las bromas valen, con el consentimiento, incluso, de los que no les agrada recibirlas.

Los grandes y pequeños comercios se afanan estos días por llenar sus escaparates con artículos de broma, disfraces y «trampas» para sorprender a los más impávidos. Si quieres participar en alguna inocentada o quieres sortearlas, elige, de entre las siguientes, la que más te motive y cuidado de que no te pillen…

1. Cambio de azúcar por sal

Si hay una broma clásica por excelencia –ya sea 28 de diciembre o cualquier otro día–, esa es cambiar el contenido del tarro del azúcar por sal. Una recomendación: esta inocentada es muy recomendada a la hora del desayuno o si se va a cocinar un plato dulce y, si se puede, en compañía. La gesticulación tras descubrir el ingrediente oculto, no tiene precio.

2. Ataque repentino de caspa

Siguiendo con el ingrediente «mágico» de la sal, pon en práctica lo siguiente: vierte sobre tu cabeza algo de sal, en un sitio localizado o por todo el casco. Ahora ve a un amigo, un familiar o un compañero de trabajo y pregúntale si puede distinguir «algo raro en la cabeza», la expresión al ver tal espectáculo en tu cuero cabelludo, sin duda, dejará boquiabierto al inocente.

3. Cambiar las horas del reloj

Aprovecha un momento de soledad, descuido o cuando tus víctimas estén durmiendo. Tendrás dos opciones: adelantar el reloj, y que todos lleguen antes a sus destinos; o retrasarlo, para que lo hagan tarde. En cualquier caso, aconsejamos adelantar la hora y restar una hora de sueño a la víctima; preferible antes que hacerle llegar tarde a cualquier compromiso, pero, tú decides…

4. El cristal roto

Para esta broma necesitarás una pastilla de jabón o una tiza de color blanca o gris. Si tu amigo o tu familiar tiene un establecimiento con una luna de cristal, aprovecha que salga de la tienda para simular un asalto.

Lo podrás llevar a cabo dibujando varias líneas en el cristal sinuantes que confluyan en un mismo punto, así parecerá que algún desaprensivo ha apedreado el cristal del negocio. Nota: calma a tu inocente antes de que pueda llamar al Servicio de Emergencias por el suceso.

5. El truco de la moneda

Otro clásico en materia de bromas. Pasear por la calle, encontrar una moneda en suelo –o con suerte un billete– y agacharte a cogerla, son tres acciones que se realizan

Comentarios

Otras Noticias