Sociales

Luz, gas y calefacción: Tips para consumir menos y optimizar el uso

En esta nota lo que tenés que saber para seleccionar adecuadamente el equipo, saber ubicarlo y utilizarlo eficientemente.
viernes, 01 de julio de 2011 · 00:00
La ola polar también empieza a afectar el bolsillo. Porque en este tiempo ahorrar en luz y gas parece inevitable. Pero, usando bien las estufas y tomando algunas precauciones, se puede evitar que el calor de hogar se convierta en un incendio en las billeteras.

Si bien en nuestro país las tarifas de gas y de luz están subsidiadas, las cifras aumentan notablemente en esta temporada. Cabe destacar que el m3 de gas cuesta alrededor de $0,10 y alcanza para producir 9.300 kilocalorías.
 
En el caso de la electricidad el kilowat hora cuesta $0,04. “Por rendimiento, casi siempre es más barato calefaccionar a gas”, afirma Angel Porfiri, ingeniero especializado en energía. Sin embargo, todo depende de las características de los ambientes y del modelo de calefactor que se elija.

“Los electrodomésticos tienen una graduación que va de la A a la G”, explica Alberto Lippi, vocero de Edenor. La A es la que menos energía gasta y cada letra agrega un 20% de consumo. “Siempre hay que consultarlo antes de comprar. A veces, por aprovechar una oferta, no se tiene en cuenta el costo mensual que va a tener ese producto”, advierte Lippi.
 
Ahora, si no hay necesidad de comprar un equipo nuevo, ¿cómo lograr que los que ya tenemos gasten lo menos posible? Un consejo es calentar los ambientes un rato antes de ocuparlos. Por ejemplo, encender a término medio las estufas o el split del dormitorio mientras se cena, luego bajar al mínimo y dejarlo así toda la noche.

El Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) recomienda calefaccionar los ambientes a 20 grados. Sin embargo, los especialistas en calefacción dicen que la temperatura que le resulta más agradable a la mayoría de la gente son los 25.

Luis Caferatta, gerente comercial de electrodomésticos Liliana, da algunos consejos: “Colocar las estufas debajo de las ventanas, porque el vidrio es menos térmico que la mampostería y el calor que disipa la estufa forma una pared térmica entre la ventana y el exterior. Y evitar corrientes de aire si son directas desde el exterior”.

Otras recomendaciones: apagar los equipos cuando no hay nadie en los ambientes y evitar abrir las ventanas cuando están en funcionamiento, ya que el aire frío hace que el termostato no corte y los equipos trabajen al doble.

Fabiola Rodrígues, de Asuntos Públicos de Metrogas, aporta otra sugerencia para controlar el consumo: “Cuando un ambiente se calefacciona demasiado, no es conveniente abrir para la ventana para regular la temperatura, sino apagar las estufas y dejar que la temperatura se regule sola”.

Porfiri asegura que hay que pensar en la calefacción desde el momento en que se diseña una casa. “Hay una cantidad de medidas que se pueden tomar para disminuir el consumo de energía, como el doble vidrio en las aberturas o las cámaras térmicas en las paredes, y evitar la orientación Sur en los ambientes”. Un punto más para no incendiarse cada vez que llegan las boletas.
 
De acuerdo al uso, lo que conviene comprar

* Un tres ambientes con tres estufas de 2 mil Kcal, encendidas ocho horas al día pueden sumar unos $30 mensuales de gas; con tres splits frío-calor, la cuenta suma $60.
 
* Los splits gastan menos que las estufas a cuarzo. Un equipo frío-calor consume un promedio de $0,081 por hora contra $0,097 de una estufa. La diferencia está en la inversión: un split cuesta $2,000 y $600 de instalación, mientras que las estufas arrancan en $200.

* En los de gas siempre es mejor elegir tiro balanceado. Cuestan entre $800 y $2.000. Tener en cuenta las medidas de los ambientes y no comprar modelos más grandes de lo necesario.

*Para un ambiente pequeño y cerrado, como un cuarto, alcanza una estufa de 800 watts o un tiro balanceado de 2 mil Kcal. Para habitaciones más grandes y con aberturas se requiere alrededor de 2 mil watts o 3 mil Kcal.

Comentarios

Otras Noticias