Sociales

Sobre el autocoaching: Conocé una técnica para lograr lo que deseás

El Autocoaching es una metodología innovadora para el autoconocimiento y la realización, tanto personal como profesional. Los detalles de la técnica, en esta nota.
miércoles, 27 de julio de 2011 · 00:00

Si quiere algo diferente en su vida, quizá deba hacer cambios y la transformación se inicia en usted. El autocoaching da la posibilidad de explorar opciones y decisiones, aceptando los resultados no esperados como valioso aprendizaje.

Al hacer autocoaching es importante poner nuestra energía y atención en el presente asumiendo la responsabilidad de nuestras acciones. Es la habilidad para cambiar la propia vida y la capacidad de crear los resultados que deseamos.

Este nuevo enfoque orientado a potenciar los recursos, lleva a revisar hábitos de pensamiento, el diálogo interior y las metáforas que utilizamos al contarnos nuestras historias.

Para ello debemos cambiar las representaciones mentales, recurrir a estados potenciadores y modificar las emociones y el comportamiento.

Este nuevo enfoque potencia nuestros recursos y lleva a revisar hábitos de pensamiento, el diálogo interior y las metáforas que utilizamos al contarnos nuestras historias.

Es la habilidad para cambiar la propia vida y la capacidad de crear los resultados que deseamos. Y para hacerlo es importante cambiar las representaciones mentales, recurrir a estados potenciadores y  modificar las emociones y el comportamiento. Nos permite poner nuestra energía y atención en el presente  asumiendo la  responsabilidad de nuestras acciones.

Hay un viejo paradigma con el que todos nos identificamos en algún momento, que consiste en culpar a las circunstancias externas por nuestra vida o la situación actual que no nos hace feliz.

Este rol está muy difundido y lo vemos a diario inundando los medios de comunicación que nos dicen cómo dependemos de personas y elementos externos para que nos consuelen, curen, diviertan y para sentir que pertenecemos.

Quizá, en un punto, sea más fácil culpar a los demás, que asumir el compromiso del crecimiento y aprendizaje. Sin embargo, cuando esto sucede, eludimos la responsabilidad de nuestra realidad y el precio que pagamos es muy caro: la pérdida de la libertad para explorar opciones y tomar decisiones. Es entonces cuando permitimos que otras personas se encarguen de decidir por nosotros.

Cuando desconfiamos de nuestra  capacidad, quedamos paralizados y culpamos a otros por nuestro fracaso, aunque en realidad el fracaso como tal no existe. Todos nuestros actos nos llevan inevitablemente a una nueva experiencia de aprendizaje  con lo que el fracaso será un “resultado no esperado” del cual tenemos mucho para aprender.

Entonces, si otros son responsables de nuestros “fracasos”… ¿Quién se beneficia del aprendizaje? Al no responsabilizarnos de nuestra realidad, no sólo perdemos el poder sobre nuestra vida y nuestros resultados, sino que dejamos aprendizajes valiosos y nadie se beneficia de ellos.

Si lo que hace lo aleja de lo que desea, aprenda a ser flexible para modificar sus conductas y pensamientos. Pregúntese ¿Qué clase de pensamientos son necesarios para lograr lo que quiero? Si hubiera logrado ya mi meta: ¿Qué comportamientos estaría teniendo? En lugar de  quedar paralizado, o echarle la culpa a los demás, lo importante es aceptar la realidad como tal, luego optar y tomar decisiones propias, hasta conseguir lo que quiere. Moverse hacia adelante en la vida, en lugar de ir en círculos, es ir más allá del miedo asumiendo la responsabilidad. ¿Cuál es ese primer paso hacia lo que quiero lograr? ¿Y como ese paso de fe… lo llenará de poder, motivación y una enorme independencia?

Esto ayuda además a ampliar nuestra zona de comodidad y nos da más opciones. Recuerde: dentro de cualquier sistema, el miembro que tiene más opciones es el más propenso a tener éxito, ya que tiene más recursos.

Es también necesario, cambiar el patrón que podemos llamar de “acercar- evitar” que  se da cuando al mismo tiempo que nos acercamos a lo que deseamos,  no nos damos el permiso de tenerlo y lo boicoteamos. ¿Qué hay de bueno (siempre hay algo bueno, aunque la circunstancias sea mala) en

Comentarios

Otras Noticias