Sociales

El mito y las verdades del martes 13

El origen de esta superstición, las tradiciones y de qué viene este leyenda de la 'yeta'. Todo en esta nota!.
martes, 13 de septiembre de 2011 · 00:00
Todos somos un poco supersticiosos, aunque a veces no lo reconocemos. Si vemos una escalera, no pasamos por debajo; miramos con desconfianza a la vecina que tiene un gato negro; la cinta roja nunca nos falta en el auto o en la cartera y nos tocamos “esa” parte izquierda del cuerpo cuando se menciona a alguien acusado de “ser mufa”. Pero todo con discreción y sin que se note demasiado.

“No te cases ni te embarques, ni de tu casa te apartes”. Así dice el refrán que asocia la mala suerte a un día como hoy. Tan mítico como enigmático, desde siempre escuchamos historias sobre la mala suerte del martes 13. Pero, ¿cuál es el origen de esta superstición?.

El martes

Martes es el día del planeta Marte, el dios de la guerra, la destrucción y la violencia, uno de los dos maléficos (el menor) asociado con todo tipo de desgracias. "Marte es un planeta de maldad natural. Es gastador, malvado, cruel, ama matar y las matanzas, las peleas, los pleitos y las discusiones. Es el planeta rojo, de la sangre, de la infortuna rápida, el que se ensaña pronto con crueldad y el que no se controla cuando se enoja", explica la astróloga Patricia Kesselman.

Esto quiere decir que el día que le pertenece a Marte es un día que es propicio para este tipo de cosas (emprender guerras y batallas) pero no es bueno para las cosas agradables. Los días Martes, en síntesis, son días ‘agresivos’.

Pero la mala fama del segundo (o para algunos, tercer) día de la semana no es reciente. Desde finales de la Edad Media que viene arrastrando una opinión negativa. ¿La razón? Constantinopla cayó el martes 29 de mayo de 1453 e implicó, en aquel momento, una gran crisis para la comunidad cristiana que se encargó de extender por el mundo su opinión poco favorable acerca de este día.

Otros creen, además, “que la destrucción de la torre de Babel se produjo un día martes 13 y, por eso, también se lo asocia con todo tipo de destrucción”, dice Kesselman.


¿Martes 13 o viernes 13?

Los dos son días brujas. Seguro nadie cree en ellas pero que las hay, las hay… En este caso, la superstición tiene una connotación cultural: el temor al viernes tiene origen anglosajón mientras que el miedo a los martes surgió en Grecia y España. Es por eso que en Estados Unidos la fecha fatídica es el viernes 13 y en Latinoamérica el martes 13 es sinónimo de mala suerte.


El 13 es “la yeta”… ¿O no tanto?

Con respecto a este número, las versiones son muchas. Primero, “la mala fama del 13 puede tener que ver con la carta del Tarot que lleva ese valor que es la carta de la muerte y corresponde al primer número después de la finalización de un ciclo (12) y se relaciona con un nuevo inicio (|nacimiento, muerte y regeneración) pasando, previamente, por la disolución”, comenta la astróloga.
 
Y, a continuación, agrega: “Esa carta se refiere a la primera fase después de un deceso, del cese de las funciones cardíacas y de la separación del alma del cuerpo físico. Esta fase -de acuerdo a los ocultistas- es muy complicada y dolorosa porque al hombre lo envuelve la inconciencia y un velo de vacío. Eso es lo que simbolizan la carta de la muerte y el número 13 para el Tarot”.

Carmen Torrente, en su libro “La superstición dice…”, afirma que “para los griegos era un número sagrado: Zeus era el rey del Olimpo, acompañado por doce dioses. Sin embargo, la fatalidad de este número se recuerda en la mitología nórdica antes de la era cristiana. Doce dioses fueron invitados a un banquete en el Walhalla. Loki, el espíritu de la pelea y del mal se introdujo sin permiso en la fiesta, lo que sumó el número de comensales a 13.

En determinado momento se produjo una lucha para expulsarlo, en la que Balder, el dios favorito, encontró la muerte. En la cena más famosa de la historia, la Última Cena, de Cristo y sus apóstoles, los comensales eran trece. Por esta

Comentarios

Otras Noticias