Sociedad

Un matrimonio irá a la cárcel por haber golpeado a sus dos pequeños hijos

La Justicia porteña condenó al hombre y su mujer a seis años de prisión. Uno de los menores, de dos meses de edad, murió pero no pudo probarse que fuera por las fracturas y hematomas que sufrió
sábado, 1 de octubre de 2011 · 00:00
El veredicto fue dictado por el Tribunal Oral en lo Criminal 24 de la ciudad de Buenos Aires contra una pareja, cuyos integrantes tienen alrededor de 40 años cada uno. El matrimonio fue condenado por lesiones graves reiteradas y agravadas por el vínculo contra sus hijos, aunque al mismo tiempo fue absuelto por el crimen de uno de ellos. Esto fue porque no se logró determinar que la causa del fallecimiento hayan sido los golpes.

La historia de violencia familiar y la muerte del bebé llegaron a juicio por la intervención de un sanatorio privado que recibió en junio de 2005 a la nena, de dos meses, con una fractura en una pierna pero de la cual no se pudo determinar su causa.

Dos semanas después el matrimonio volvió a llevar a la pequeña, y allí el cuadro se agravó: tenía fracturado un brazo y varias costillas, además de hematomas y hemorragias en distintas partes del cuerpo.

En aquel momento los médicos no encontraron causas traumáticas para las lesiones, y consideraron que fueron producto de violencia. Por este motivo y en base a la ley de protección contra la violencia familiar, que los obliga a denunciar estos hechos, presentaron una causa en la Justicia civil donde un juez ordenó que la menor permaneciera en el hospital sin contacto con sus padres.

Al mismo tiempo se inició una causa penal, en la que se determinó que el matrimonio había tenido otro hijo que un año antes, el 13 de junio de 2004, había fallecido de muerte súbita a los tres meses de vida.

El cuerpo del menor fue exhumado por el Cuerpo Médico Forense, que comprobó que tenía quebrado el brazo izquierdo y cuatro costillas y desprendido el fémur izquierdo. Y estas lesiones fueron producidas, en todos los casos, por hechos de violencia.

El matrimonio llegó a juicio en libertad y acusado de los delitos de homicidio agravado por el vínculo -por la muerte del pequeño-, y lesiones graves reiteradas y agravadas por el vínculo, que tienen pena de prisión perpetua.

En el debate judicial la pareja se declaró inocente, y sus familiares declararon que querían mucho a sus hijos y que no eran capaces de golpearlos ni matarlos.

El padre declaró que el bebé pudo haber sufrido las quebraduras de las costillas porque el día que perdió su vida quiso reanimarlo cuando se descompuso en su casa de Caballito -lo que fue rebatido por un estudio-, y que a la nena pudo haberle pasado lo mismo cuando le golpeaba la espalda por los gases que tenía.

Sin embargo una pericia médica no pudo determinar la causa de la muerte del menor, ya que se realizó más de un año después de que falleciera.

Por su parte su hermana, que en la actualidad tiene cinco años, fue dada en guarda a su abuela paterna y si la Justicia confirma la condena a sus padres se deberá resolver a quién se le otorga definitiva de ella.