Sociedad

Científicos argentinos presentarán un fósil antártico único

Se trataría del más antiguo antepasado de las ballenas. El hallazgo coloca al país a la vanguardia de la investigación mundial.
martes, 11 de octubre de 2011 · 00:00
Un grupo de científicos argentinos dará a conocer hoy las características de un hallazgo paleontológico único en su tipo producido en la Antártida, y que coloca al país a la vanguardia de la investigación mundial. Se trataría de los restos de un arqueoceto, un antepasado de la ballena, de los más antiguos que se hayan descubierto en el mundo.

El anuncio se realizará a las 16 en una conferencia de prensa en Tecnópolis, a pesar de que hoy no abrirá al público, con la participación del director nacional del Instituto Antártico Argentino, Mariano Mémolli, el jefe de la investigación en el continente blanco, Marcelo Reguero, el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao, y el canciller Héctor Timerman.

Reguero, del Museo de La Plata, viene realizando desde hace años trabajos de investigación en la Antártida. En 2006, fue responsable, junto con un equipo de investigadores argentinos y estadounidenses, del hallazgo a unos 60 kilómetros de la Base Marambio de un plesiosaurio juvenil fósil, que habría muerto por una erupción volcánica en la Antártida hace 70 millones de años, un período en el cual los continentes y los océanos eran cálidos.

El trabajo fue realizado en condiciones de “extrema adversidad”, por las bajas temperaturas y el viento, y debieron ser rescatados por un helicóptero Bell 212 de la Fuerza Aérea Argentina apostado en Marambio para dar apoyo a los grupos científicos del Programa Antártico Argentino.
Desde 1998 este grupo argentino-norteamericano ha descubierto en el área numerosos ejemplares juveniles de plesiosaurios y mosasaurios. Los investigadores creen que el sitio podría haber sido una región de aguas someras y protegidas, en donde estos reptiles marinos tenían a sus crías y donde estas permanecían hasta alcanzar suficiente tamaño y destreza como para aventurarse y sobrevivir en aguas abiertas.