Sociedad

Roban una beba de un hospital en Chacabuco y la rescatan en seis horas

Una mujer ingresó a la clínica vestida de enfermera y se llevó a la nena, nacida en la tarde del martes. A las 18:10 fue localizada por policías en una quinta donde la retenían la secuestradora y un cómplice.
jueves, 6 de octubre de 2011 · 00:00
Pía Salas tendrá que contar su historia cientos de veces a lo largo de su vida. Es que 13 horas después de nacer fue sustraída de los brazos de su madre por una mujer disfrazada de enfermera que ese mismo día fue detenida. El robo sucedió en el Hospital del Carmen de Chacabuco y la finalmente exitosa pesquisa contó con la participación de un centenar de policías que trabajaron bajo las órdenes del ministro de Justicia y Seguridad bonaerense, Ricardo Casal, y el comisario local Darío Ferrero.

Martes 4 de octubre. Pía Salas, hija de Lucía Margarita Graduazzo y Guillermo Andrés Salas, nace a las 17:55 en el hospital municipal de Chacabuco luego de un sencillo parto que duró 15 minutos. Las complicaciones llegarían horas más tarde.

Miércoles 5 de octubre. Una mujer de 33 años ingresa a la habitación 5 del sector maternidad, pasadas las 12. Lucía conversa con su compañera de cuarto, también parturienta. Le pregunta si había amamantado a la pequeña y le dice que la vista con su mantita rosa y su gorrito porque tiene que llevarla a neonatología. Luce la camisa hospitalaria color bordó, una campera de lana verde y jeans azules. Mide aproximadamente 1,70 metros, tiene ojos claros y lleva su cabello color castaño recogido. Veinte minutos después, estas mismas señas las difundiría la policía para iniciar la búsqueda, que contó con efectivos de Infantería y del Grupo de Apoyo Departamental (GAD), entre otros. Enseguida se revisaron todos los vehículos que salían de la ciudad con destino a Junín y Buenos Aires. Sin embargo, la nena nunca salió de Chacabuco.

En medio de la intriga, Irma Graduazzo, madre de la primeriza de 26 años, dijo: “No somos gente de recursos importantes como para que nos pase esto, porque hay días en que no tenemos ni para comprar un kilo de azúcar. Yo tengo una bicicleta rota que cuando salga de acá adentro la voy a quemar porque son siete minutitos que me separé de mi hija para ir a buscarla y ahí sucedió todo. No nos robaron un televisor, nos robaron una vida, un bebé y el director del hospital apenas me miró y ni siquiera nos ofreció disculpas.”

Miércoles 5. 18:10 horas. A poco más de 24 horas de su nacimiento, Pía es encontrada en una quinta ubicada en las afueras de la ciudad, cerca del acceso Elguea Román. Sus captores, un hombre de 34 años y la autora material, de 33, atendieron las consultas de la policía asegurando ser los padres de la niña y con un certificado de nacimiento falso. Al cierre de esta edición, eran trasladados junto a otras tres personas a Junín para ponerlos a disposición de la Fiscalía Número 4, a cargo de Claudia Ermicola. Pía volvió a los brazos de sus padres.