Sociedad

A 48 horas de la desaparición de Tomás todavía no hay pistas

El menor de 9 años fue visto por última vez cuando salió del colegio para volver a su casa, en la ciudad de Lincoln. Más de 500 efectivos, aviones y helicópteros participan de la búsqueda.
jueves, 17 de noviembre de 2011 · 00:00
Tomás Dameno Santillán, de 9 años, fue visto por última vez poco después de las 12 del martes, en la avenida Massey, entre Pringles y Viamonte, luego de salir de la Escuela 1 de esa ciudad situada a 310 kilómetros al oeste de la Capital Federal.

Familiares y vecinos se congregaron en la plaza principal de Lincoln y desde allí se movilizaron hacia la comisaría local, donde aplaudieron en reclamo por la desaparición del niño, de 9 años.

Un vecino aseguró que el caso "puede estar relacionado con una discusión familiar".

El intendente de la ciudad de Lincoln aseguró que por ahora "hay muchas hipótesis, pero absolutamente nada certero" sobre el paradero del menor. De acuerdo con el funcionario, "la Policía trabaja de alguna manera incansable de buscar una pista". Además, dijo que en su caso, "no hubiera hecho la denuncia tan rápido"

Asimismo, aclaró que “no va a inmiscuirse en la investigación que le corresponde a la Justicia” y pidió respetar la labor de las autoridades. Sobre las líneas investigativas, dijo que no se descarta nada y que “si el chico se subió a un vehiculo, se subió a un vehiculo de alguien conocido”.

El fiscal que investiga la desaparición de Tomás, Javier Ochoaizpuro, "no apunta al entorno familiar" y dijo que por ahora no hay novedades. El funcionario de la UFI N° 2 de Junín sostuvo que "se manejan conjeturas o rumores que lo que hacen es generar falsas expectativas o una falsa realidad sobre el hecho". También señaló que "no hay un elemento en la causa que permita afirmar" que el nene "subió a un vehículo" luego de salir de la escuela, como trascendió.

Alrededor de 2000 vecinos y familiares de Tomás se concentraron en la plaza principal y se dirigieron a la comisaría local, donde aplaudieron y cantaron "queremos a Tomy, queremos a Tomy". No estuvieron los padres del chico, pero sí una tía y una de sus abuelas.

Según datos difundidos por las redes sociales de Internet y la descripción de sus familiares, el niño "es delgado, de aproximadamente 1,20 metros de altura, y pesa entre 28 y 30 kilos", tiene cabello corto rubio, ojos marrón claro y tez blanca. Cuando se lo vio por última vez, vestía zapatillas verdes de lona, remera manga corta del mismo color, vaqueros grises, guardapolvo escolar blanco y mochila roja.