Sociedad

La Iglesia presentó su diagnóstico sobre la pobreza y la desigualdad

En base a un informe de la Iglesia el 35% de los habitantes es pobre, enfatizando en los profundos contrastes entre la Ciudad y el conurbano.
sábado, 19 de noviembre de 2011 · 00:00
La brecha social existe. Pese a todos los esfuerzos gubernamentales, es una realidad sobre la que falta trabajar.

En este tema, un informe del área eclesiástica preocupa y pone en alerta. El mismo está basado en el estudio de Cáritas Argentina y el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina estableció que casi un 32 por ciento de los hogares de la Capital Federal y los 30 partidos del conurbano "no les alcanzan los ingresos para cubrir los gastos básicos en alimentación, salud, vestimenta, educación y servicios".

Asimismo, determinó que un 13 por ciento de la población de la región padeció hambre o tuvo dificultades para acceder a alimentos, y que uno de cada diez niños de entre 5 y 17 años realizó una actividad laboral en forma regular.

"Hay indicadores alarmantes del amplio y profundo estado de marginalidad, desigualdad y exclusión de las personas que habitan en la región metropolitana", aseveró Agustín Salvia, del observatorio, al presentarlo en la sede de la UCA.

El informe social señaló que el 14,4 por ciento del total de habitantes reside en villas de emergencia o asentamientos precarios y el 12,6 por ciento vive "hacinada" en viviendas donde se registra la presencia de tres o más personas por habitación.

También estableció que un 25,6 no tiene acceso a red de gas, 39,9% a cloacas, 17,7% a agua corriente, 33,5% no cuenta con desagües pluviales y un 50,4% no cuenta con protección policial. En tanto, un 20,8% habita en zonas con calles de tierra, un 29,2% en calles inundables y un 22,2 por ciento próximo a basurales.

El estudio agregó además que un 29% de los hogares de la región no cuentan con cobertura médica, un 20% no asiste al médico y un 19% hace recortes en medicamentos.
Otro dato es la propensión al trabajo infantil de los menores de entre 5 y 17 años, así como también la no asistencia a la escuela y el déficit escolar de los adolescentes de entre 12 y 17 años.

En el mismo sentido, comunicó que uno de cada diez hogares con niños, al menos uno de ellos, ejerce actividades laborales. El informe privado sostuvo, además, que la población adulta de los estratos socioeconómicos y residenciales más bajos presenta "mayor riesgo de desempleo recurrente, la que tiene el menor acceso a empleos de calidad, así como también la que tiene el mayor déficit de seguridad social y de satisfacción laboral".

Mientras que el riesgo de desempleo es levemente inferior al 26% para el total de la región metropolitana, dicha cifra se supera levente hacia el conurbano y disminuye a 23% al mirar la Ciudad de Buenos Aires.

En cuanto al trabajo precario (51% en el total del área metropolitana) es el conurbano, nuevamente, la jurisdicción que se encuentra desfavorecida (54%) en comparación con la Ciudad (43%). El estudio se realizó una muestra de 1.722 hogares de la región durante el cuarto trimestre de 2010.

El relevamiento demostró que existen diferencias en la calidad de vida de los habitantes de la Capital Federal y el conurbano bonaerense.

Asimismo, estableció que los residentes en la zona norte del conurbano bonaerense se asemejan más a la Capital Federal, mientras la zona oeste y sur son las que en términos socioeconómicos y residenciales presentan mayor marginalidad y exclusión social.