Sociedad

Cavallo reapareció a 10 años del corralito y defendió la medida

El ex ministro de Economía "no se arrepiente" de la retención de los ahorros bancarios en 2001 en el gobierno de De la Rúa.
viernes, 4 de noviembre de 2011 · 00:00
A pocos días de que se cumplan diez años de una de las peores crisis política y económica de la Argentina, el creador del corralito, el ex ministro de Economía Domingo Cavallo, reapareció y aseguró que no se arrepiente de ninguna de las medidas que tomó.

En una entrevista al diario O’Globo de Brasil, Cavallo se adjudicó el final de la hiperinflación y de generar la arquitectura económica que sostuvo el proyecto político de Carlos Menem.

El ex funcionario remarcó que no se arrepiente de haber instaurado el corralito durante el gobierno de De la Rúa, al tiempo que se hizo una autocrítica al considerar que reestructuración de la deuda debería haberse hecho antes de tiempo.

“Haría apenas una cosa diferente, la reestructuración ordenada de la deuda, a fin de reducir las tasas de interés, que se lanzó en noviembre, que debería haber lanzado en septiembre”, explicó.

Cavallo respaldó su gestión como ministro de la Alianza y remarcó que todas las medidas que tomó las aplicó porque “no había otra salida”, aunque reconoció que esa decisión favoreció a los “maníacos de la devaluación”.

También se refirió a la relación que tenía con el fallecido ex mandatario Néstor Kirchner, a la que definió como “muy buena”.

Consideró que el gobierno de Kirchner estuvo favorecido por la convertibilidad y que tuvo “mucha suerte” por la prosperidad internacional “que existió mientras fue presidente”.

Asimismo, destacó que la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, “también fue muy afortunada”.

Al analizar el gobierno kirchnerista, cuestionó las mediciones del Indec, a las que calificó de mentirosas, como así la política económica, que favorece tanto los aumentos de precios, como la fuga de capitales.

El ex ministro consideró que Grecia debería hacer un estricto ajuste fiscal para evitar la salida del euro y una megadevaluación, aunque advirtió que la moneda europea se encuentra en un nivel elevado, frente a otras monedas, como el dólar.