Sociedad - Fue detenida

En un ritual satánico, una mujer descuartizó a un indigente

En San Luis, una mujer fue detenida como presunta responsable del crimen de un hombre que vivía en estado de indigencia y fue descuartizado en el marco de un aparente ritual esotérico.
martes, 3 de enero de 2012 · 00:00
La detenida fue identificada como Liliana Casón, de 35 años y oriunda de Santa Fe, a quien se responsabiliza por el macabro crimen de Oscar "Cachito" Díaz, un hombre que se había quedado sin trabajo desde hacía un año y vivía de la caridad de los vecinos del barrio Santa Rita, de la capital puntana.

El cuerpo de "Cachito" había sido hallado el 30 de diciembre pasado, seccionado en distintos sectores de un canal colector, aunque pudo ser reconocido gracias a sus ex compañeros de trabajo en la gomería del barrio, cerrada meses atrás.

Pocos días antes, la Policía, tras la denuncia de vecinos preocupados ante la ausencia del indigente, se presentó en la humilde morada que le habían prestado, en la que se cobijaba, y se encontraron en el lugar con Casón.

Según la información difundida por el sitio La Gaceta Digial, la mujer, dedicada a la venta de flores en el barrio, les dijo a los oficiales que "Cachito" había viajado y le encomendó que le cuidara la casa.

No obstante, al mismo tiempo que eran encontrados los restos, se realizó un allanamiento en la casa de "Cachito", pero la mujer también había desaparecido.

En el interior de la casa allanada fueron encontrados un colchón ensangrentado y diagramas que demuestran que el crimen fue cuidadosamente planificado.

Si bien en un principio se pensó que el caso podía tener algunamotivación pasional, lo investigadores hallaron elementos que hacen presumir de un macabro rito esotérico.

Según detallaron fuentes policiales, las heridas que presentaba el cuerpo en el torso de la víctima eran simétricas, en pares de dos y en forma lineal y perpendiculares.

El caso es investigado por la División Homicidios y las actuaciones están a cargo de la jueza de instrucción Virginia Palacios.