Sociedad

Reclaman la restitución de la cabeza de Damiana, una niña de la etnia aché

Había sido enviada como souvenir a un antropólogo de Berlín. La nena fue capturada en 1896 en Paraguay, cuando tenía entre dos y tres años, luego de aniquilar a toda su familia. Murió en 1907 en La Plata.
viernes, 03 de febrero de 2012 · 00:00
La restitución de la cabeza de una niña paraguaya de la etnia aché, a la que sus captores llamaron Damiana y que en 1907 enviaron a Alemania para estudios antropológicos mientras su cuerpo quedó en la Argentina, avanzó esta semana a partir de gestiones diplomáticas. “Nos confirmaron que el embajador argentino en Alemania, Victorio Taccetti, pidió a la Cancillería que envíe el pedido formal de restitución de la cabeza de la niña para agilizar el trámite en ese país”, informó a Télam Fernando Pepe, integrante del Grupo Universitario en Investigación en Antropología Social (GUIAS).

Pepe contó que Taccetti se entrevistó con la periodista alemana Heidemarie Boehmecke, quien tras conocer el hallazgo del cuerpo en la Argentina buscó y encontró en 2011 la cabeza de Damiana en el complejo hospitalario La Charité (La Caridad), en Berlín. “Tenemos conocimiento que el director de La Charité, Andreas Winkelmann, confirmó el hallazgo de la periodista y prometió restituir la cabeza de Damiana al pueblo aché”, indicó Pepe.

El Estado argentino “siempre nos acompañó en este proceso, pero esta reunión en Alemania –agregó– ha ratificado el compromiso y es un paso importante”.

El colectivo GUIAS restituyó en 2010 el pequeño cuerpo sin cabeza de la niña aborigen, que habían encontrado en los sótanos del Museo de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP).

La investigación realizada por la doctora Patricia Arenas y publicada en el libro Antropología del genocidio de GUIAS, determinó que Damiana fue capturada en 1896 en Paraguay, tras la matanza de su familia, y murió en 1907 en La Plata, cuando ingresaba a la adolescencia.

“Los relatos de la época registrados por las expediciones que salían del Museo a visitar pueblos originarios siempre señalan que estos ‘les habían robado algo’ –en general caballos– y por eso ocurrían las matanzas, tras la cuales se llevaban bebés, niños y utensilios de valor etnográfico”, relató. La reconstrucción de lo ocurrido, dijo, muestra que “la nena fue apropiada cuando tenía entre dos y tres años y llevada a la casa del doctor Alejandro Korn en La Plata, donde fue sirvienta de la madre”.

Korn, quien entonces dirigía el psiquiátrico Melchor Romero, alojó a la pequeña en esa institución con un diagnóstico de “desenfreno sexual”. Los investigadores de GUIAS dicen que eso fue “un pretexto”.

Comentarios