Turismo

Lo que hay que saber para aprovechar el "all inclusive"

Si estás planeando una estadía en un hotel o algunos días a bordo de un crucero, ene sta nota te damos cuatro consejos para elegir un paquete de este tipo y sacale más jugo.
lunes, 16 de mayo de 2011 · 00:00
Antes, hospedarse en los resorts all inclusive significaba tener que hacer largas colas para poder almorzar en el restaurante del alojamiento o para poder desayunar. Sin embargo, en la actualidad, los hoteles que ofrecen todos sus servicios incluidos en un determinado precio intentan captar un público más amplio elevando la calidad de su propuesta.
 
De esta manera, ahora el todo incluido es un sistema ampliamente elegido por sus instalaciones de lujo, una mejor alimentación y complementos premium. Algunos ejemplos: La línea de lujo de Crystal Cruises anunció el mes pasado que va a ofrecer servicio de todo incluido en el 2012.

"Es la forma en que el mercado está yendo", opina Kate Stingley, perteneciente a la firma que representa a la marca. Incluso competidores del mercado de cruceros de lujo como Silversea, Seabourn o Regent Seven Seas ya incluyen todas las bebidas y propinas en sus precios. La cadena de hoteles Sandals también está apuntando a la propuesta de todo incluido, con la apertura de propiedades en el Caribe, Santa Lucía y Jamaica.

"Hay que hacer más que nadie. Si la estación en el camino tiene dos restaurantes, tienes que abrir tres", destaca Adam Stewart, CEO de la firma.

Ahora bien, ¿cómo se debe elegir un all inclusive para que la experiencia sea positiva y no se convierta en un "calvario" de largas colas o servicios mediocres?

En una nota de TurismoOnline.com, Alicia Borghi brinda los siguientes consejos para todas aquellas personas que están planeado unas vacaciones y desean disfrutar de los beneficios del "todo incluido":

1. Analizar el precio del paquete
Si usted está planeando una estadía en un hotel o unos días a bordo de un crucero, se recomienda analizar el precio del paquete, observar en detalle qué está previsto en dicho valor y pensar si se va a utilizar todo lo que incluye. "Los tragos y bebidas con alcohol gratis durante la estadía no tienen sentido para una persona que no bebe; o las entradas a todos los parques temáticos de la zona tampoco sirven mucho si quien viaja es amante de la playa o los museos", resume Borghi. En este sentido, recomienda que si no se van a aprovechar los servicios ofrecidos, tal vez lo más conveniente sea armar un cronograma propio, pagando el precio regular y sin optar por el all inclusive.

2. Pensar cuáles son sus planes para las vacaciones
Si usted es del tipo de personas que disfruta de descansar durante su receso y que prefiere pasar sus días en la playa leyendo un libro y tomando sol, pues tal vez no le convenga pagar unas vacaciones repletas de actividades incluidas en un paquete. En este caso, Borghi apunta que se pueden buscar alojamientos que ofrezcan un all inclusive de spa, masajes, piscina y relax. "De ese modo, conjugará sus deseos y necesidades con la propuesta integral del resort u hotel", destaca.

3. Consultar con un agente de viajes
Hay ofertas que pueden resultar atractivas a la vista de cualquier viajero, pero pueden ser capciosas o pueden no ser las más apropiadas para usted. En este marco, siempre resulta bienvenido el consejo de un agente de viaje, más aún si es uno con el que usted se maneje habitualmente, ya que tendrá un mejor conocimiento de sus gustos. Además, al especializarse en el tema, el agente puede ayudarlo a comprender a fondo la propuesta de un determinado resort y podrá decirle si realmente vale la pena optar por ese paquete all inclusive.

4. Leer la letra pequeña
Algunos cruceros o resorts que ofrecen "todo incluido", pero terminan cobrando extra una bebida o una comida que se pensaba que estaba paga. En este caso, el consejo de Borghi es claro: "Obtenga una copia de la descripción del paquete y lea todo lo que incluye y lo que no, para evitar las sorpresas posteriores".

Comentarios

Otras Noticias

Cargando más noticias
Cargar mas noticias