Turismo

Selva amazónica: Una aventura en clave brasilera

Un destino ideal para combinar la belleza de la naturaleza y el vértigo del deporte. Los datos y las fotos de un lugar impactante.
jueves, 16 de febrero de 2012 · 00:00

Electa recientemente como una de las “Siete Nuevas Maravillas Naturales del Mundo”, la selva amazónica brasilera ofrece un sinfín de atractivos para los miles de turistas que año a año la visitan. Además de sus itinerarios tradicionales, que parten de Manaos, capital del Estado de Amazonas, destacan el deporte aventura y el ecoturismo.

Otros de sus atractivos son sus aves, los paseos en barco por los ríos Negro, Solimoes y Amazonas, y el hospedaje en la selva. Pero esto no es todo. El Estado del Amazonas contempla además un abanico de atributos que lo enriquecen, como son su naturaleza exuberante y sus paisajes inigualables.

Entre las opciones menos conocidas, pero igualmente atractivas, resalta el paseo por las Reservas de Desarrollo Sostenible (RDS). En éstas, el visitante puede hacer trekking por la selva y paseos en barco, así como observar animales, junto con  hospedarse en hoteles flotantes localizados en los ríos. 

Una de estas reservas es la de Mamirauá. Localizada en el municipio de Tefé, a más de 500 kilómetros de Manaos, es accesible por vía aérea, terrestre y fluvial. Tiene un área total de 1 millón 124.000 hectáreas y protege las regiones emplazadas entre los ríos Solimoes y Japurá.

Las visitas a esta reserva se pueden realizar en etapas de sequía o de abundancia. En este último período, las aguas suben cerca de 12 metros, inundando 80 kilómetros de selva.

Otra reserva que sobresale por su desarrollo sostenible es la de Piranhas. Situada al lado izquierdo del río Solimoes y a 100 kilómetros de Manaos, fue creada para proteger el rico y delicado ecosistema de la “várzea” y para mejorar la calidad de vida de las comunidades ribereñas locales. 

 

El interior de la selva

Si el objetivo es tener un mayor contacto con la selva amazónica, la mejor alternativa es el Parque del Jaú. Localizado a 220 kilómetros de Manaos, entre los municipios de Nuevo Airao y Barcelos, es el mayor parque nacional de Brasil y el más grande del mundo en cuanto a selva tropical húmeda.

Con más de dos millones de hectáreas de superficie, este parque se caracteriza por contar con una amplia variedad de ecosistemas amazónicos. Una de sus particularidades es el hecho de ser la única unidad de conservación de Brasil que protege totalmente la cuenca del extenso y voluminoso río Jaú, famoso por sus aguas negras.

El Parque del Jaú tiene acceso terrestre por medio de la carretera Manacapuru - Nuevo Ariao; fluvial, a través del río Negro; y en hidroavión.

Tierra de cascadas

Otra ciudad que para ir a visitar en el Amazonas brasilero es Presidente Figueiredo. Ubicada a 107 kilómetros al norte de Manaos, y se destaca por sus diversos programas relacionados con turismo ecológico y turismo aventura.

La ciudad está adornada por rocas milenarias y un intenso verde que le entregan sus árboles. Este hecho refuerza aún más la sensación de estar en un pequeño oasis en medio de la mayor selva del mundo.

La ciudad es conocida como Tierra de las Cascadas por sus más de 100 caídas de agua esparcidas por la ciudad. A éstas, se suman sus cavernas, su inigualable selva y sus lagos de una belleza incomparable.

Los principales lugares que deben ser visitados son la Cascada del Santuario, la Cascada de la Iracema, la Caverna refugio del Maragoaga, la Cueva de la Judeia, la Laguna Azul y el Paredao de Lajes.

Otras Noticias