Turismo

"La isla del sol" tiene nombre y se llama Caimán

Ubicada en pleno Caribe, entre Cuba y Jamaica, te mostramos qué podés hacer en este paraíso de bellas playas y variada fauna marina
martes, 29 de enero de 2013 · 00:00
El destino llama la atención de entrada: la mitología popular siempre habló de las Islas Caimán como un paraíso fiscal, la fantasía de llegar y encontrar una hilera larga de bancos, y la posibilidad de hacer shopping barato. Pero después de llegar allí, se puede decir que no es ni una cosa ni la otra. Bancos, casi no hay, y el shopping quedó descartado ante los precios altísimos.

Lo que hay y en cantidad, son hermosas playas de arena blanca y mar turquesa, naturaleza exuberante y una variedad de actividades para hacer, además de poder relajarse al sol cual iguanas caribeñas.

¿Por qué la isla es libre de impuestos?. Resulta que a fines de 1700 se hundieron unos barcos ingleses frente a sus costas y, gracias a la ayuda de los isleños nativos, no murió ni un solo inglés. En agradecimiento, el rey Jorge III liberó a los ciudadanos de pagar impuestos de por vida.
Las islas son tres: Gran Caimán, donde está la capital, George Town; Caimán Brac y Pequeño Caimán. Se habla inglés porque es territorio británico de ultramar y, dato a tener en cuenta, manejan del lado derecho como los ingleses.

Excursiones en las islas

Stingray City

Es la excursión estrella de las islas. ¿En qué consiste? Hay que sumergirse en el mar entre decenas de rayas venenosas. Aunque al principio da más miedo que placer (¿todas las rayas estarían avisadas de que no debían atacarnos?), alcanza con estar en el agua, provistas de máscaras y patas de rana (¡por si hay que huir rápidamente!) para disfrutar muchísimo nadando entre estos animalitos con cara de fantasmas.

Opciones para los que no le temen al snorkel

La excursión sigue con dos paradas para hacer snorkel entre peces de distintos tamaños y colores. Una experiencia inigualable en la que la vista se recrea con imágenes hermosas en el más absoluto silencio. Caimán está rodeada de arrecifes de coral, y por eso, tener máscara con snorkel y patas de rana es básico para bucear, no sólo en esta excursión, sino en cada rato libre en cualquier lugar de la isla.

Turtle Farm

-Mucho más amigables son las tortugas verdes, muy numerosas en toda la costa de Caimán. De hecho, apenas llegó, Colón bautizó a las islas "Tortuga". Para conocer todo sobre ellas y pasar un día relajado y divertido, nada como esta chacra. Se puede nadar en piscinas entre tortugas y peces, disfrutar del parque de agua con sus toboganes, aprender mucho sobre estos animales, alimentar a las crías y también... degustarlas. Sí, para nosotras suena un poco raro y hasta impresionante esta experiencia, pero bueno, parece que hay gente que lo disfruta. Son muchas las posibilidades de disfrutar de las playas de aguas transparentes

-Cruzando la ruta está el Dolphin Discovery con la posibilidad de ver el espectáculo de delfines y jugar con ellos: son de lo más simpáticos.
Más info: www.turtle.ky

Submarino

Si todavía seguís con ganas de ver las profundidades del mar desde otra perspectiva, podés hacer un viaje en submarino. Superando la primera sensación de claustrofobia que se siente al subir al Nautilus, se disfruta viendo a través de las ventanitas tantas distintas especies. Un guía ofrece una explicación sobre el mundo marino, pero eso sí: tenés que hablar inglés para no perderte nada de su explicación. Entre otras cosas, él explica que en las profundidades del mar vemos todo azulado ya que las moléculas de agua absorben las longitudes de onda roja, naranja y amarilla, lo que provoca que no podamos ver estos colores y, en cambio, veamos todo teñido de azul y violeta. ¿Tenías ese dato? Por eso el universo marino fotografiado con equipos profesionales tiene unos colores que no se aprecian directamente con el ojo humano.

Otras Noticias