Turismo

Descubrí Carbon Beach, un paraíso millonario

Se trata de un área exclusiva de Malibú, California. Es la playa más cara del mundo, cuesta 700 mil dólares el metro. Tiene clima perfecto y zona anti paparazzis.
miércoles, 24 de abril de 2013 · 00:00
A comienzos del 1900 la familia Rindge nativa de la costa oeste de Norteamérica casi con un sentido premonitorio compró una larga extensión de tierras que luego se popularizó como la zona de los Ranchos de Malibú. Un área geográfica privilegiada por donde se la mire, algo que esos rancheros old fashioned habían comprendido: una costa bañada por el Océano Pacífico más puro, montañas bajas, muchas vegetación y lo más buscado: el clima perfecto: cálido en verano y templado el resto del año.

La misma familia Rindge a través de sus diferentes generaciones subdividió y fue vendiendo los lotes de Malibú a lo largo de sus más de 40 kilómetros. De esos cuarenta, sólo 2 kilómetros se convirtieron en la exclusiva playa Carbon Beach, que hoy es la favorita de los millonarios de Hollywood no sólo para pasar el verano sino también para vivir durante el año.

Carbon es considerada la playa más cara del mundo, no sólo por el valor de los terrenos, los “frente al mar” arrancan a un valor de 700.000 dólares por metro cuadrado, sino también por su carácter exclusivo. Las casas forman una especie de muro que no permite el acceso público a la playa y ”encriptan” a las celebridades y sus estilos de vida, convirtiéndose en una zona anti-paparazzi.

“En Carbon Beach viven los que firman los cheques en Hollywood”, resumió con precisión Stephen Shapiro, dueño de Westside Estates, una de las inmobiliarias más conocidas de Carbon.

A partir de la década del 90, la élite de la industria de Hollywood conformada por directores y productores de cine y TV advirtieron que un pedacito de Malibú iba a ser para ellos, como en las películas. A partir de allí arrancó la construcción de un sinfín de mansiones de todo estilo, algunas de ellas diseñadas por los arquitectos más famosos del mundo.

Para cualquier estudio de arquitectura que suene el teléfono para construir una mansión en Carbon Beach es sinónimo de prestigio y a la vez la garantía de que su obra será vista por mucha gente estratégica de Hollywood. El teléfono sonó para Richard Meier, con su estilo de casas blancas, el color que considera el más puro ya que reúne a todos los demás y va cambiando de tonalidad durante el día. También para John Lautner, el influyente arquitecto norteamericano cuyo trabajo en el sur de California combinó las casas de estilo de los ´50 ,´60 y ´70 con el diseño futurista. Es autor de una casa ícono en Palm Spring: la de Bob Hope. Y otro convocado para diseñar fue Gwathmey Siegel, el arquitecto favorito de Steven Spielberg.

Hoy esas tierras están ocupadas por los poderosos de Hollywood, pero ¿qué la hace tan increíble y cara a Carbon Beach?

Teniendo en cuenta que no se trata de celebrities globalmente conocidas sino de los hombres fuertes de la industria, el mayor valor de CB además de su belleza natural es su exclusividad.

Para los que no son propietarios existe el exclusivo Malibú Beach Inn un hotel boutique sobre la playa de 47 habitaciones que le permite a los millonarios compartir por algunos días la playa con los propietarios de Carbon Beach (sólo por unos días).

Existe un centro comercial pequeño y austero para el tenor de las mansiones millonarias a su alrededor con delivery de pizza y un restó italiano clásico “Giovanni's”.

El club de los 12

Son doce pesos pesado de la industria de Hollywood los que eligieron Carbon Beach para vivir y pasar el verano, aunque la mayoría tiene otras residencias también. La revista Forbes reveló quiénes son y cuanto costaron sus mansiones. Conocé las casas por dentro y sabé quienes y cómo viven:

Joel Silver, productor de cine estrella de Hollywood. Las de acción son sus éxitos, entre ellos la saga de Arma Mortal y The Matrix. Compró su casa en 2003 por 14,4 millones de dólares

Otras Noticias