Cerro Bayo encara la temporada con todo

miércoles, 15 de julio de 2015 · 00:00
Como cada invierno, el Cerro Bayo es el eje de la actividad de Villa La Angostura, centro turístico ubicado en un punto neurálgico andino patagónico, equidistante unos 100 kilómetros de San Carlos de Bariloche y San Martín de los Andes y a unos 40 del paso a Chile Cardenal Samoré, que permanece abierto todo el año.

 Entusiasmado por la auspiciosa temporada, comenzó con el mes de julio y acompañada por las primeras nevadas, el titular de Cerro Bayo, Pablo Torres García, explicó a Télam la viabilidad de instalar una telecabina desde la ciudad hasta la cumbre, al estilo de las villas invernales de Los Alpes, porque este centro de esquí es el más cercano al centro a un pueblo en Argentina -6 kilómetros- y estimó que el proyecto será realidad en unos cuatro años.

Antes de repasar las novedades de la temporada, comentó que el centro esquí se enmarca con el servicio "boutique" que caracteriza a la villa tanto como su estilo de destino familiar: "Tenemos Sello de Atención Personalizada y nos ocupamos de preparar la montaña para la familia desde todo punto de vista".

En ese sentido, señaló que el cerro es apto para actividades de toda la familia en sus diversas generaciones, "desde los más pequeñas hasta los adultos más mayores", con un equipo de más de 100 instructores en actividades de nieve, que en picos de la temporada llegan a casi 300, lo que garantiza atención individual o en grupos reducidos.

Además contó que hay una guardería para los más pequeños, escuela de esquí para adultos, para adultos mayores, para niños -escuelas "Copitos" y "Bayitos" según sus edades- y para gente con discapacidades.

"Empezamos a trabajar este año con el mercado del peatón, que es quien va al cerro pero no esquía, y para ellos tenemos la propuesta de 'esquí bautismo', que es muy exitosa ya que el 40% de esos peatones se convierte luego en esquiadores", contó.

Sobre los nuevos medios de elevación, explicó que reemplazaron los tradicionales "Poma" por las cintas deslizantes o magic carpet, "que nos permiten llevar de 200 personas por hora a 1.100, y sólo queda un poma en la pista 18 -hay 25 pistas-, que es la de mayor pendiente y para expertos".

También para los niños, aunque lo utilizan muchos adultos, son los cuatro carriles de "tubbings", pistas de plástico sobre las que se acumula nieve y se deslizan unos aros inflables como neumáticos, dentro de los cuales van las personas.

 Otra innovación, siguió Torres García, son los avances en tecnología, ya que "pusimos en marcha el 'e-commerce', que es la compra y reserva online de clases, pases y todos los productos, lo que evita demoras, e instalamos wifi en toda la montaña".

Por último, señaló que con la inauguración del nuevo tramo de la telecabina séxtuple desde la cota 1.500 a la cima del cerro, no sólo se amplía la superficie esquiable en un 60% -especialmente en pistas rojas y azules- sino que también se extiende la temporada de esquí, ya que es la zona donde más perdura la nieve.

Por otra parte, desde la cima se llega a la otra cara de la montaña, donde están las pistas provinciales, ideales para "fuera de pista" o bajadas en "pistas negras", generalmente preferidas por los expertos, y que también son gestionadas por Cerro Bayo, mediante una concesión que se extiende por 25 años.

Cerro Bayo tiene ahora 280 hectáreas de superficie esquiable, más las 180 de Provinciales; un descenso máximo ininterrumpido de 6.000 metros; 14 kilómetros de pistas esquiables y más de 4 de fuera de pista y 16 medios de elevación de distintos tipo, entre ellos dos telecabinas séxtuples.(Télam)

Otras Noticias