Cultura

No se sabe quién compró "El grito" de Munch

El cuadro batió el record de la obra más cara vendida en subasta. Su flamante dueño pagó ayer en Nueva York 120 millones de dólares. Los diarios más importantes del mundo especulan con la identidad del comprador
jueves, 3 de mayo de 2012 · 00:00
Entre los datos que sí se conocen se destacan que los agentes hablaban en inglés, en chino y en noruego. También se dio a conocer que hubo un momento de fuerte tensión, cuando una de las ofertas llegó a los 99 millones de dólares.
Eso sí, nadie conoce el nombre del millonario que compró la obra de arte por 120 millones de dólares.
Los especialistas en el tema especularon antes de concretarse la subaste que entre los interesados estarían los de siempre: Ronald Lauder, Lily Safra, Roman Abramovich, Philip Niarchos y la familia real de Qatar.
De hecho, Charles Moffett, el hombre de Sotheby's para el arte impresionista, moderno y contemporáneo, anunció hace unos días que ya tenía una decena de clientes interesados: cuatro asiáticos, dos rusos, dos norteamericanos y un museo, de acuerdo al diario español El Mundo.
The New York Times habla al respecto de este misterio y brinda en su edición de hoy nuevas pistas: los candidatos podrían ser Paul Allen, cofundador de Microsoft, y el financiero ruso Leonard Blavatnik, además de la familia real de Qatar, principal sospechosa.
Por su parte, The Wall Street Journal contó que en un primer momento eran cinco los que se disputaba el cuadro de Munch, hasta que la cifra llegó a los 80 millones de dólares. A partir de ese instante, la pugna quedó en manos de sólo dos posibles compradores.
"El grito" de Edvard Munch, uno de los iconos más reconocibles de la historia del arte, se convirtió en la obra más cara vendida jamás en una subasta al alcanzar casi 120 millones de dólares durante una puja en la sede de Sotheby's en Nueva York en la que se recaudaron 330 millones de dólares.
"Es una de las pocas imágenes que trascienden la historia del arte y que tienen un alcance global, quizás sólo por detrás de La Mona Lisa", afirmó el director de la venta, Simon Shaw, quien agregó que la popular obra del pintor noruego (1863-1944) "define la modernidad y es instantáneamente reconocible".
Fue poco antes de las 20 hora local cuando la sala de Sotheby's quedó en completo silencio para dar inicio a la puja por "El grito", en la que empezaron a intervenir siete compradores en un intercambio de cifras de vértigo que terminó reducida a una batalla entre dos personas anónimas a través del teléfono.
Doce minutos más tarde la obra fue adjudicada a un precio de martillo de 117 millones de dólares, una cifra que con las correspondientes comisiones quedó finalmente en 119,9 millones de dólares, superando así el récord de 106,5 millones que ostentaba desde 2010 un Picasso, "Desnudo, hojas verdes y busto".
Se trata de la única versión de las cuatro existentes que aún estaba en manos privadas, según Shaw, quien remarcó que otras dos versiones fueron robadas en los últimos veinte años, y aunque finalmente se recuperaron y se exhiben ahora en museos noruegos, convierten a la obra en "la más robada de la historia del arte".

Otras Noticias