¡Qué tristeza! La actriz Carla Quevedo se despidió con una emotiva carta

La artista decidió dar un giro drástico que también afectará su carrera.
sábado, 29 de febrero de 2020 · 23:55

Carla Quevedo conmovió a todos con una carta publicada Instagram. Saltó a la popularidad por su papel de Liliana en la película “El Secreto de sus Ojos” de Juan Jose Campanella.

La actriz también estuvo el año pasado en la serie de Netflix, “Monzón”,en donde interpretó a Alicia Muñiz en la biográfica del boxeador argentino.

Hace más de diez años, Carla decidió irse a vivir a Nueva York, quitando los períodos en los que volvió a la Argentina por algunos proyectos como "20.000 besos" de Sebastián De Caro o "El Maestro", la ficción de Pol-ka que protagonizó junto con Julio Chávez en 2017.

View this post on Instagram

Selfie beboteando porque por quu00e9 no?

A post shared by Carla Quevedo (@lodemarta) on

La escritora dio a conocer una radical decisión que no solo influirá en su vida cotidiana, sino también en su carrera artística.

“Ya no le funciona más”, escribió la actriz, comunicando así que abandonará la ciudad estadounidense para retornar a su país.

View this post on Instagram

En enero del 2010 me subu00ed a un aviu00f3n, con 21 au00f1os y sola, y me fui a Nueva York. Dije que iba a hacer unos cursos de teatro, pero en realidad convertir dos meses en una du00e9cada fue mi manera de sobrevivir. Conocu00ed mucha gente, me hice de grandes amigos, aprendu00ed mucho de mi profesiu00f3n, trabaju00e9 en un restaurante y tambiu00e9n en Hollywood. Pero las cosas de las que me escapu00e9, y las que bloqueu00e9 tantos au00f1os, me siguieron y se sentaron al borde de mi cama esperando pacientemente a que yo estuviera lista para mirarlas de frente. Durante au00f1os me creu00ed que no habu00eda lugar para mi, que tenu00eda que desaparecer, y me las rebusquu00e9 para hacerlo de mil maneras posibles: Me fui lejos, me la banquu00e9 sola, sufru00ed en silencio y sin molestar a nadie. Y aunque no entendu00eda el por quu00e9 de esa necesidad, lo hice bastante bien... Hasta que empecu00e9 a chocarme con esas cosas que mi cabeza habu00eda escondido en distintas partes de mi cuerpo. Algo asu00ed como la bu00fasqueda del tereso. Lo mu00e1s difu00edcil de estos 10 au00f1os fue aprender a pedir ayuda. Y es lo mu00e1s valioso que aprendu00ed en la vida. Aprendu00ed tambiu00e9n a aceptarme, y a honrar mi pasado sabiendo que lo que me pasu00f3 no me define. Aprendu00ed que nadie puede realmente con todo solx. Y en paralelo a la procesiu00f3n interna, estos au00f1os me regalaron las anu00e9cdotas mu00e1s increu00edbles. La sensaciu00f3n de que podu00eda pasar cualquier cosa maravillosa cada vez que salu00eda a caminar por esas calles que crecu00ed viendo en pelu00edculas no me abandonu00f3 nunca. Y mi vida por momentos se transformu00f3 en esas escenas de pelu00edcula tambiu00e9n. Michael Cera estuvo en el living de mi casa la semana pasada. Un hombre de 76 au00f1os se convirtiu00f3 en uno de mis mejores amigos. (Sigue)

A post shared by Carla Quevedo (@lodemarta) on

“En enero del 2010 me subí a un avión, con 21 años y sola, y me fui a Nueva York. Dije que iba a hacer unos cursos de teatro, pero en realidad convertir dos meses en una década fue mi manera de sobrevivir”, continuó Carla el posteo.

View this post on Instagram

Yo en el boliche

A post shared by Carla Quevedo (@lodemarta) on

“Conocí mucha gente, me hice de grandes amigos, aprendí mucho de mi profesión, trabajé en un restaurante y también en Hollywood. Pero las cosas de las que me escapé, y las que bloqueé tantos años, me siguieron y se sentaron al borde de mi cama esperando pacientemente a que yo estuviera lista para mirarlas de frente”, se lamentó Quevedo.