Recuperando popularidad: Máxima de Holanda dio cátedra con un video y su look salvaje

La reina de los Países Bajos dejó atrás los tiempos difíciles.
domingo, 28 de marzo de 2021 · 00:45

Máxima de Holanda solo necesitó un par de meses y el restablecimiento progresivo de las actividades reales para recuperar la popularidad que perdió la familia real tras una serie de escándalos. Con apenas dos apariciones, la reina de los Países Bajos reconquistó el corazón de su pueblo.

Primero fue un video para la Fundación Holandesa de Educación en el Extranjero (NOB). La entidad se compromete a garantizar educación holandesa en todo el mundo. "Mudarse a otro país es una aventura emocionante. No siempre es fácil, especialmente al principio. Extrañas a tus amigos y familiares. Un idioma diferente, costumbres diferentes, un sistema educativo diferente", expresó Máxima mirando firme a la cámara con el tono cálido que la caracteriza.

La grabación de la reina Máxima se transmitió durante la celebración del 40 aniversario de la NOB. Sin embargo, la monarca tenía guardado el toque final para su próximo evento especial. Así lo reflejó en La Haya al dar un seminario para pequeñas y medianas empresas.

La nacida en Argentina volvió a hacer uso de la marca Natan para lucir un vestido de leopardo que combinó con su abrigo predilecto. Su Majestad deslumbró nuevamente con su estilismo al combinar perfectamente el animal print con el color rojo, algo a lo que no todas se animan.

La familia real sufrió una baja notable en su popularidad cuando se fue a unas lujosas vacaciones a Grecia. Fue tal el descontento en el pueblo que llegó a oídos de los reyes y decidieron regresar inmediatamente para grabar un particular video junto con sus hijas pidiendo disculpas.

¿Quién es Florencia Weschenfeller?

Una mujer une a Máxima de Holanda con la reina Letizia y Melania Trump. Es Florencia Weschenfeller, una diseñadora de modas correntina cuyos bordados llegaron a las principales figuras femeninas de la política tras una trascendental decisión familiar.

La historia es increíble: Florencia se hizo sus propias prendas y al viajar a Europa conquistó a cada persona con la que se cruzó. Fue por eso que detectó el nicho del negocio y con su madre comenzaron un emprendimiento de chalinas bordadas que hoy utilizan las mujeres más poderosas del mundo.