Única en la historia: los pies de Camila de Cornualles dieron que hablar

Ninguna royal se había mostrado de esa manera.
miércoles, 7 de abril de 2021 · 16:40

Camila de Cornualles dio que hablar el martes 6 de abril cuando formó parte de dos actos oficiales donde, en primera instancia, sorprendió con la pertinencia y discreción de su vestuario, muy acorde para las visitas a un centro de vacunación en Londres y luego a la mezquita Wightman Road. En esta última, la duquesa de Cornualles hizo historia. 

Antes de eso Camila tuvo que enfrentar una de sus reconocidas fobias a las agujas, cuando los voluntarios y profesionales de la salud del centro de vacunación le mostraron las jeringas con las que trabajaban. Camilla Parker Bowles no pudo contenerse y en ese mismo instante pegaba un pequeño salto de impresión que generó las risas de todos los presentes. 

Cabe recordar que tanto Camila como el príncipe Carlos están vacunados contra el coronavirus, una condición ineludible para retomar sus actividades protocolares como miembros de la Corona. Fue justamente en la previa a su inmunización que la esposa del príncipe de Gales recordó su miedo a las agujas. 

Después fue el turno de la visita a la mezquita donde, como solicita la tradición islámica, Camila tuvo que descalzase para ingresar al establecimiento. Fue una sorpresa cuando, en vez de sacarse el calzado completamente como lo hicieron históricamente sus antecesores, Camila optase por hacer uso de unas glamorosas pantuflas. 

Dejando atrás las botas que utilizó hasta ese momento, la duquesa de Cornualles se mostró muy cómoda con las pantuflas de pelo negro, con un lazo y un adorno de cristal. No cualquiera se pasea por una mezquita de Londres con ese tipo de accesorios. A modo de respeto, Camila también utilizó el solicitado velo y el barbijo correspondiente. 

 

Un año difícil

La pandemia del coronavirus fue muy dura para todo el mundo y Camila de Cornualles no fue la excepción, ya que tuvo que sufrir dos pérdidas en pleno confinamiento y no pudo despedir a sus seres queridos. Especialmente a Mary Christie, una de sus mejores amigas, quien falleció tras una dura lucha contra el cáncer. 

Poco tiempo después, fue el lamentable turno de Alice, la nuera de Camila, quien falleció por la misma enfermedad. Alice, de 42 años, no acudió a realizarse los chequeos ginecológicos de cada año debido a la pandemia y cuando le detectaron el cáncer ya era demasiado tarde.