Hecho para ella: el lujoso avión de Máxima de Holanda, valuado en 90 millones de euros

Un viaje por el interior del Boeing 737 Business Jet.
martes, 11 de mayo de 2021 · 01:30

Máxima de Holanda tiene cómo recorrer el mundo gracias a su Boeing 737 Business Jet con el cual puede realizar viajes transoceánicos y disfrutar de absolutamente todas las comodidades. Como varios de los lujos que poseen los monarcas de los Países Bajos, el valor del avión dio que hablar en su momento: nada menos que 90 millones de euros. 

La biografía "Máxima. La construcción de una reina" de Rodolfo Vera Calderón y Paula Galloni reavivó la polémica en torno a la aeronave de Máxima y el rey Guillermo, al mostrar los increíbles interiores. "KLM, la aerolínea de bandera neerlandesa es la responsable del avión privado, un Boeing 737 Business Jet, valorado en 90 millones de euros. Esto permite que el rey pueda pilotearlo: esta compañía lo autoriza a operar dos veces al mes, como copiloto en vuelos comerciales", indica el libro. 

Madera de nogal, enormes y cómodos sillones, pantallas de 42 pulgadas, conexiones USB y mesas de trabajo en amplios espacios son algunas de las comodidades que la monarca nacida en Argentina y Guillermo Alejandro decidieron incorporar para viajar. "Los sillones que se reclinan totalmente son de cuero y tienen almohadones con motivos holandeses: canales, molinos de viento y tulipanes. El baño es del tamaño de una habitación y trae una ducha incorporada", aseguran Galloni y Vera Calderón. 

La cabina es insonorizada y el sistema de sonido es de primer nivel. En un guiño a la industria nacional, los productos de higiene y  son de Rituals, una marca holandesa. El buen gusto de Máxima Zorreguieta se nota en la elección de diseños de Jan Taiminiau, el diseñador local favorito de la reina consorte.

Fuente: (Hola)

El "blindaje" inentendible

Rodolfo Vera Calderon y Paula Galloni se dieron con una impensada dificultad a la hora de saber detalles del avión privado de Máxima y el rey Guillermo. Es que, si bien se trata de información pública por ser un gasto estatal, les preguntaron desde el gobierno de los Países Bajos bajo qué contexto utilizarían los datos. 

"Como periodista no tengo por qué explicar el contexto en el que voy a usar una información pública y si la uso mal asumo las consecuencias, pero nadie puede cuestionar cómo la voy a usar y en función de qué la voy a usar. Me la vas a entregar o no, sobre todo en un país como Holanda, muy abierto y con una democracia con todas las letras", sentenció Rodolfo. Para ambos periodistas, existe un "blindaje" poco justificado para cuidar a Máxima