Empujón final: el rol desconocido de Raúl Alfonsín en el casamiento de Máxima de Holanda

El dato salió a la luz en una de sus últimas biografías.
domingo, 23 de mayo de 2021 · 01:30

Rodolfo Vera Calderón y Paula Galloni revelaron varios datos desconocidos de la vida de Máxima de Holanda en la biografía "Máxima. La construcción de una reina". Uno de los más sorpresivos fue el rol determinante de Raúl Alfonsín para que el Parlamento holandés aprobara el casamiento de Máxima Zorreguieta con el entonces príncipe Guillermo Alejandro, heredero al trono de los Países Bajos. 

La conversación con el expresidente de la Nación se dio en el marco de la investigación solicitada por el entonces primer ministro Wim Kok a Michiel Baud, un experto en América Latina. La misión era averiguar, con la mayor discreción posible, si el padre de la novia del príncipe conocía los delitos de lesa humanidad perpetrados por la última dictadura militar argentina de la que fuera funcionario hasta el regreso de la democracia en 1983. Si bien, Guillermo Alejandro estaba decidido hasta renunciar al trono si no lo dejaban casarse con la economista sudamericana, las investigaciones debían hacerse. 

Baud remarcó que para Máxima de Holanda fue una "tragedia personal" escuchar la conclusión de su informe sobre Jorge Zorreguieta: su padre no está directamente involucrado con ninguna violación a los Derechos Humanos, pero era "imposible" que no supiese las atrocidades que se cometían. Conclusión: sería considerado persona non grata en los Países Bajos y no podría estar presente durante la boda de Máxima con el príncipe en el año 2002. 

Allí es donde hizo su aparición estelar Raúl Alfonsín. Vera Calderón informó que fue él quien dio "el empujón final" para que Máxima pudiese casarse. "El primer ministro holandés en ese entonces era amigo de Alfonsín y lo llamó para preguntarle si creía que Máxima tenía 'valores democráticos'. Alfonsín le dijo que sí", relató el editor de la revista Hola. 

El rol de la reina Beatriz

Siempre se destacó la excelente relación que Máxima tiene con "Trix", su suegra. Juntas salían a fumar por las inmediaciones de la casa real evitando ser fotografiadas por la prensa. Pero hay un gesto de la otrora reina Beatriz que pinta de cuerpo entero el cariño que le tiene a la argentina y ocurrió luego de que prohibieran que los padres de Máxima estuviesen en su boda. 

Jorge Zorreguieta no lo puso fácil, hubo varias reuniones con enviados del gobierno de los Países Bajos para que el hombre desistiera de sus intenciones de ser el padrino en la boda de su hija. Máxima de Holanda fue quien decidió terminar con las negociaciones y durante una reunión en Brasil le dijo la famosa frase "Papá, vos no podés venir". La reina Beatriz decidió entonces reservarle una lujosa habitación a los padres de Máxima en un hotel de Londres para que puedan ver el casamiento por televisión y facilitó un encuentro familiar posterior que todos coinciden fue muy emotivo. 

La princesa Beatriz le reconoce a Máxima el haber encauzado a su hijo y ser determinante en su reinado.