GERARDO ROZÍN

A un año de la muerte de Gerardo Rozín, así están hoy sus hijos

El conductor dejó un legado tanto en la televisión como en todos sus conocidos, incluyendo sus dos hijos.
sábado, 11 de marzo de 2023 · 20:00

Gerardo Rozín fue uno de los conductores más queridos de la televisión argentina, ya que su papel en "La Peña de Morfi" logró emocionar a muchos y hasta llevó al programa a medir más de 10 puntos con cada emisión. Sin embargo, la luz que le daba Gerardo a este ciclo se apagó hace un año. 

Rozín marcó un antes y un después con su programa "La Peña de Morfi".

De manera inesperada, Gerardo Rozín se ausentó de su espacio en Telefe y al poco tiempo se conoció que fue a causa de un tumor cerebral que ya no podía seguir ocultando. Cabe destacar que el también productor decidió mantener su enfermedad en la intimidad de sus allegados. 

Pero lo cierto es que ninguno de los legados de Gerardo Rozín quedaron en el olvido. Prueba de ello, es que hoy su querido programa sigue al mando de Jey Mammón y Jesica Cirio. En cuanto a su vida personal, sus hijos Elena y Pedro son los encargados de ser ese pedacito que el conductor dejó en la tierra.

Pedro, de 20 años, fue el fruto de la relación que Rozín tuvo con Mariana Basualdo.

Las últimas imágenes que llegaron de los hijos de Carmela Bárbaro y Mariana Basualdo, se registraron a los cuatro meses del fallecimiento del también productor. Para homenajear su memoria, sus madres decidieron reunirse junto a sus dos hijos, un momento que estuvo cargado de recuerdos y risas.

Elena de 10 años, nació de la relación entre Bárbaro y Rozín.

Cabe destacar que este evento se realizó también para celebrar el bat mitzvá de Elena, la pequeña que Rozín tuvo con Carmela Bárbaro. 

 

La emotiva carta que dejó Gerardo

Este 11 de marzo, fecha en la que se cumple un año de su muerte, Carmela Bárbaro publicó un sensible texto que Gerardo escribió antes de partir. Sin duda, estas palabras dejaron huella en muchos seguidores y compañeros del artista. 

Bárbaro publicó el último escrito que realizó Rozín en vida.

"Paso a decir que me voy contento. Que tengo una hija de diez y un hijo de veinte, y me estoy por morir sabiendo que les dejo la seguridad de que fueron amados. Muy amados. Tienen valores para abrazar y para discutir, pero no arrancan sin ideas. Es un montón. Hemos sido gente de reír mucho, disfrutamos de la ironía y no del sarcasmo. Nos quedaron muchas gracias por hacer juntos, pero se sabe que estas despedidas dejan espacios vacíos", rezaba el texto.