El iracundo reclamo del intendente de Tandil a sus ciudadanos por el aumento de casos

Afirmó que no le temblará el pulso "para cerrarlo todo".
jueves, 22 de octubre de 2020 · 14:30

La localidad bonaerense de Tandil pasó este jueves al Estadío Rojo en su semáforo epidemiológico, como consecuencia de los 138 nuevos contagios que se registraron en las últimas 24 horas,

Pese a que la ciudad se encuentra en esta “fase” de aislamiento preventivo, las actividades deportivas y recreativas, así como los diferentes comercios continúan abiertos al público, lo que ha despertado el descontento del intendente Miguel Ángel Lunghi.

No seamos tontos, debemos cuidarnos. Sé que los más jóvenes están cansados, pero tiene que haber responsabilidad. Salgan lo menos posible.

El intendente dejó ver su preocupación por la agudización de la crisis sanitaria en su municipio, que, desde hace semanas abandonó las regulaciones establecidas por el Gobierno provincial y establecer un sistema de fases particular.

Lunghi advirtió que “en el Hospital de Tandil apenas quedan 5 camas de terapia intensiva disponibles” e insistió en que la responsabilidad total es de las personas que no han sabido “restringirse por sus propios medios”.

El intendente tandilense aseguró que no le “temblará el pulso para cerrar todo”, ante un eventual colapso y pidió a sus ciudadanos “pensar en los mayores” y en los “médicos y enfermeros”, que son quienes más expuestos están a complicarse por el virus.

Desde el pasado miércoles, el Comité de Seguimiento del Coronavirus del distrito turístico, elevó al Esatadío Rojo el proceso de aslamiento social obligatorio, lo que supone que las actividades y comercios “no esenciales” pueden funcionar entre las 8 y las 20 horas.

Sin embargo, un grupo de empresarios gastronómicos organizados, desatendieron las advertencias de las autoridades y decidieron retornar a sus actividades de servicio cotidianas, haciendo caso omiso al mandato sanitario municipal.

Otras Noticias