El Ministerio de Salud sumará la vacuna de Moderna al estudio para combinar dosis

El objetivo es encontrar opciones para utilizarla como posible segunda dosis para completar los esquemas.
lunes, 26 de julio de 2021 · 16:42

El Ministerio de Salud de la Nación anunció que sumará la vacuna contra el coronavirus de Moderna a los estudios que realiza para combinar los distintos medicamentos que se utilizan en el país.

La titular de la cartera sanitaria, Carla Vizzotti, señaló que las dosis donadas por los Estados Unidos serán utilizadas como parte de las pruebas, las cuales buscan “determinar la seguridad e inmunidad en la combinación de vacunas”.

Según explicaron, el objetivo de este estudio es “contar con evidencia nacional para la toma de decisiones”, para el uso de “diferentes dosis en un mismo esquema de las vacunas disponibles al momento en el país”.

“Avanzar en la producción de evidencia científica, en este sentido, es muy importante de cara a contar con un abanico mayor de posibilidades para alcanzar esquemas completos, en el menor tiempo posible”, aseveró la ministra.

Al momento, Argentina recibió cuatro tipos de inoculaciones: Sputnik V, AstraZeneca, Sinopharm y Moderna. De estas, las dos primeras son las que mayores complicaciones traen al plan de vacunación, ya que quienes fueron inoculados con esas tienen un retraso para recibir la segunda dosis.

Debido a esto, el Ministerio de Salud busca suplir ese faltante para terminar con el proceso de inmunización de aquellas personas que ya superaron los tres meses desde la aplicación de la primera vacuna.

 

Cómo es el estudio

Se lleva a cabo en el Ministerio de Salud junto con  investigadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), tiene un carácter “colaborativo y federal”, ya que cuenta con la participación de las provincias de Buenos Aires, Córdoba, La Rioja, Mendoza y San Luis.

Del mismo pueden participar personas mayores de 18 años que hayan recibido la primera dosis de Sputnik V, AstraZeneca o Sinopharm, con o sin factores de riesgo, con “hasta 60 días previos a su enrolamiento”.

Sin embargo, no se considera a las personas que padezcan un inmunocompromiso por enfermedad de base o que realicen un tratamiento inmunosupresor, embarazadas y lactantes y personas que hayan padecido de coronavirus.