Cómo afecta el cambio climático a la provincia

Un informe de un investigador de la UFLO reveló datos alarmantes. A continuación, los detalles.
domingo, 15 de agosto de 2021 · 09:30

Días atrás, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, conocido por el acrónimo en inglés IPCC, publicó un informe sobre la situación actual del planeta y responsabilizó al ser humano por los riesgos sin precedentes a los que expone al globo a diario. En concreto, lo que arrojó este análisis es que las transformaciones que antes ocurrían cada 100 años, hoy, suceden de manera mucho más acelerada y sostenida. 

Ahora bien, cómo se traduce esto en la provincia de Neuquén, de qué forma afecta a la zona la variación significativa en los componentes del clima. Hace algunas horas, el investigador y biólogo de la Universidad de Flores (UFLO), Leonardo Datri, advirtió mediante un informe datos alarmantes.

Actualmente, la falta de agua en los ríos de Río Negro y Neuquén genera importantes desequilibrios en los planos sociales, económicos y ambientales.

 

Sequía y lluvias intensas: la paradoja de Neuquén

En la investigación, el experto en ecosistemas ribereños de la región y docente de la sede Comahue de la UFLO, Leonardo Datri, señala que el cambio climático afecta a la provincia de Neuquén de dos maneras en simultáneo. Es decir, mientras los ríos de la región tienen cada vez menos agua por la sequía que sacude a la cordillera, las lluvias son más intensas por la influencia del Atlántico. 

Así, al tiempo que falta agua en los ríos, crece el riesgo de inundaciones, advierte Datri. Asimismo, detalla que Neuquén y todo el Alto Valle quedó en un horizonte “incierto”, exactamente, entre dos fenómenos contradictorios.

En primer lugar, Datri observó que Neuquén Capital y sus alrededores, un área caracterizada históricamente por su aridez, hoy recibe la influencia de las corrientes del Atlántico, que provocan lluvias cada vez más abundantes, con milímetros de agua caídos que superan ampliamente la previsión para todo un año.

Al respecto, el investigador aclaró a LM Neuquén: "Eso no significa que llueva más, sino que hay más milímetros de agua con cada precipitación, aunque en número sean las mismas".

En su informe, Datri advirtió que las postales de las inundaciones de 2014 y 2016 podrían repetirse en Neuquén.

No obstante, el científico lanzó una segunda pauta a tener en cuenta: a medida que las precipitaciones son más intensas, la cordillera se seca poco a poco. Esto, si bien no generará más aridez a la región, sí provocará amplios problemas con la provisión de agua para las áreas urbanas y agrícolas.

Ante esto, Leonardo Datri recalcó al medio de comunicación local: “Quedamos en el límite entre la sequía y las lluvias intensas". Luego, lanzó su hipótesis sobre cómo el cambio climático afecta a Neuquén: “Tenemos hoy un poco más de influencia del Atlántico y eso se ve desde 2014, con un récord cada vez más alto de intensidad de las precipitaciones y ahí tenemos el problema de que muchas ciudades del valle han tendido a crecer sobre planicies de inundación".

Acto seguido, explicó que son nulas las posibilidades de que los ríos se desborden, pero comentó que es probable que un temporal con mucha descarga de agua "active cauces antiguos que se urbanizaron, como pasó con las inundaciones de 2014 y 2016". En sí, el investigador y biólogo subrayó que hay un riesgo concreto de nuevas inundaciones en las zonas urbanas del Alto Valle que no revierte la sequía de la cuenca. 

Por la crisis hídrica actual, se estima que será muy difícil que los caudales se recuperen este verano.

Por último, puntualizó que “el cambio climático es generalizado, rápido y se intensifica”. Por lo cual, el consejo de Datri es que es momento de que la ciencia intervenga y se creen políticas de Estado inmediatas. En caso contrario, Neuquén va a un escenario "de escasez de agua, incremento de incendios forestales y pastizales y riesgos pluvioaluvionales".

Otras Noticias