El piquillín, un fruto que se reinventó en la gastronomía

Su leña se usa para asar. Hoy, sus bayas se suman a salsas y postres.
martes, 3 de marzo de 2020 · 13:27

El piquillín es un arbusto espinoso que crece en La Pampa y Río Negro, entre otras provincias argentinas del Norte.

Sus hojas son diminutas y crecen en ramilletes, sus flores son amarillentas y los frutos rojos, son comestibles y dulces.

El fruto del piquillín ya era consumido fresco por los habitantes de los pueblos originarios antes de la llegada de los españoles. Y existe la costumbre de recolectarlos para comer. 

El botánico Jorge Hieronymus escribió  sobre el piquillín que "de la fruta se hace arrope y se fabrica una clase de aguardiente. Su madera es de buena calidad para muebles, rayos y ruedas de carretas y carros y para cabos de herramientas. La raíz se usa para teñir de color morado".

En la región patagónica, se venía usando mucho la madera de piquillín para asar carnes ya que brinda un buen aroma ahumado. 

Sin embargo en los últimos tiempos, sus frutos empezaron a usarse en postres y emulsiones por parte de algunos chefs de la región.

Tal es el caso de la salsa de Torrontés y piquillín que ofrece el restaurante Pampa Roja para acompañar su entraña trenzada. O en dulces para servir con brownies o volcán de chocolate.