Myanmar libera a cientos de prisioneros detenidos desde el golpe de Estado

Este miércoles se lleva a cabo una huelga de silencio en el país.
miércoles, 24 de marzo de 2021 · 16:00

En medio de la tensa calma que se vive en Myanmar este miércoles, la junta militar que gobierna al país del sudeste asiático ordenó la liberación de unas 600 personas que fueron privadas de su libertad por participar en las movilizaciones antigolpistas que ya cumplen 52 días. A bordo de varios autobuses del sistema penitenciario birmano, cientos de personas fueron trasladadas desde la prisión de máxima seguridad de Insein hasta el centro de la ciudad de Yangon, la urbe más grande de todo el país. 

Fuente: (EFE noticias)

La información fue dada a conocer por el principal medio de comunicación de la desobediencia civil en  Myanmar, Now, quien le dedicó su portada digital a los cientos de rostros que todavía siguen detenidos en las prisiones del país. Y es que, según las estimaciones de los activistas de la Asociación de Asistencia a Prisioneros Políticos (AAPP), todavía podrían continuar recluidas más de 2.000 personas, porque, hasta ayer, se contabilizaban unos 2.812 privados de libertad

Es importante resaltar que las autoridades sublevadas de Myanmar no omitieron detalles sobre el motivo de la liberación y mucho menos se informó cuándo podrían salir en libertad el resto de los detenidos; no obstante, los militantes del colectivo AAPP han sugerido que podría ser el resultado de las últimas medidas sancionatorias aplicadas por el Gobierno de Estados Unidos y la comunidad de los 27, la Unión Europea (UE), contra los gobernantes del país del sudeste asiático. En la jornada del martes, ambos organismos acordaron aplicar un paquete de fuertes penalidades a una decena de funcionarios de la junta golpista. 

Huelga de silencio de este miércoles

A diferencia de los últimos 51 días de intensas movilizaciones en Myanmar, este miércoles, la vigilia prodemocracia ha acordado no salir a manifestar a las calles y, en su lugar, se ha convocado a una nueva paralización nacional denominada: huelga de silencio sin presencia activa de personas en las calles del país. En las imágenes que circulan por las redes sociales se pueden observar las principales avenidas birmanas que ayer estaban desbordadas de personas,y hoy se encuentran desiertas, sin tráfico vehicular y solo con el sonido de fondo de las cacerolas y las consignas de los manifestantes. El llamado de la desobediencia civil a quedarse en casa llega un día después de que las movilizaciones antigolpe sumaran 275 fallecidos, y una de las más lamentables fue la de una niña de siete años que marchaba junto con su padre exigiendo el regreso de la democracia.

Otras Noticias