Felipe Solá viajará a Brasil en busca de "puntos de acercamientos" junto al canciller de Bolsonaro

El aliado a Fernández arribará a Brasil por invitación de Araújo
sábado, 11 de enero de 2020 · 13:53

Luego de haber realizado su primer viaje oficial como canciller, Felipe Solá se prepara para arribar a Brasil.

El aliado de Alberto Fernández está recién llegado de su primera visita a México donde concurrió a la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). Ahora, en su segunda salida del país como miembro del Gabinete nacional se entrevistará con su par brasileño Ernesto Araújo.

Solá fue invitado por el allegado al presidente Jair Bolsonaro en busca de "puntos de acercamientos" en el marco de la relación bilateral entre Argentina y el Gigante Latinoamericano.  Esta convocatoria surgió tras una extensa charla por videconferencia en diciembre.

En aquella oportunidad sobre el diálogo con su par brasilero, el funcionario argentino contó que hablaron sobre la relación política y comercial, además de la democracia en la región. Con esa charla, ambos buscaron subsanar cualquier cortocircuito o malentendido entre ambas naciones.

Según anticipó la Cancillería argentina el encuentro está previsto para el 31 de enero. Sobre la agenda prevista para el cónclave, la cartera que conduce Solá adelantó que se profundizarán los mismos temas que el argentino y Araújo en la videoconferencia que mantuvieron el día después de Navidad.

Además, en ese diálogo, el ministro de relaciones exteriores de Fernández y el de Bolsonaro decidieron discutir las rebajas al Arancel Externo Común del Mercosur (AEC) sector por sector y en consulta con los posibles afectados, y coincidieron en darle importancia a la participación del sector privado en las negociaciones comerciales entre ambos países.

Finalmente, hablaron de la necesidad de potenciar al Mercosur como un espacio que "debe seguir siendo primordial", según informó Cancillería entonces. En esa línea, el canciller brasileño dijo que su país estaba dispuesto a aprobar el acuerdo con la Unión Europea, mientras que Solá ató ese punto al impacto sobre la industria argentina y la opinión de los empresarios y trabajadores.