Vuelven los cines: el Gobierno aprobó los protocolos sanitarios para el rubro

Las salas se abrirán con aforos reducidos y medidas de seguridad e higiene.
jueves, 25 de febrero de 2021 · 08:43

Finalmente, el Gobierno dio luz verde para que vuelvan los cines a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) y a la Provincia de Buenos Aires. Luego de que el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) diera a conocer la fuerte caída en ventas de los centros comerciales (60,9% interanual), que usualmente aglomeran a los cines, la Nación aprueba, a través de las Decisiones Administrativas 133/2021 y 145/2021, los protocolos correspondientes para que las personas puedan ver nuevamente películas en las salas de cine.

Desde el Gobierno consideraron que “la experiencia de cine es una actividad quieta y tranquila”, en tanto “los espectadores no interactúan, dado que el foco de atención está puesto en el objetivo de la concurrencia que es ir a ver y disfrutar una película”. Además, argumentan que “los espectadores permanecen en silencio puesto que la conversación no es permitida ni tolerada. Adicionalmente, los cines cuentan en general con equipamiento y/o instalaciones que contribuyen a la renovación y ventilación del aire”.

Cuándo

La Nación estima que el próximo 4 de marzo las salas de cine podrán volver a abrir sus puertas al público. El regreso será gradual, por lo que, en esta primera etapa, la Provincia empezará con un aforo del 50% (es decir, la mitad de la capacidad de la sala), mientras que en los cines porteños arrancarán con un 30% de aforo. Eventualmente, si los datos epidemiológicos mejoran, se podrá ampliar la capacidad.

Protocolo

“Este protocolo se conforma como una referencia que posee un compendio de medidas de seguridad y prevención, y utiliza de guía de buenas prácticas de fácil comprensión”, apuntan desde el Gobierno, advirtiendo que “su cumplimiento dependerá de la concientización, responsabilidad y solidaridad, de todas y todos los que intervengan en la actividad de exhibición cinematográfica”.

Conforme a ello determinan que los trabajadores mayores de 60 años, trabajadoras embarazadas, e integrantes de grupos de riesgo están exentos del deber de asistir al establecimiento de trabajo. Mientras, al resto de empleados se les tendrá que otorgar todos los elementos de prevención, protección, limpieza y seguridad, y tomar la temperatura antes de empezar con sus tareas.

En las salas, el uso del barbijo será obligatorio. Las personas sólo podrán quitárselo para ingerir alimentos o bebidas, y se lo deberán volver a colocar después. Asimismo, las salas serán higienizadas y sanitizadas antes y después de cada función.

También se definieron “burbujas sociales de recreación”, es decir, espacios de proximidad ocupados por personas que concurren conjuntamente al establecimiento y que no deben integrar durante la película otra “burbuja social de recreación”. De esta forma se permite “compartir un mismo espacio en un ambiente controlado”, dado que “se mantiene la distancia entre grupos de personas no vinculadas”.

Dichas burbujas no podrán estar integradas por más de seis personas y no se ocuparán butacas contiguas, para respetar una distancia mínima de 1,5 o 2 metros (o 2 butacas) respecto al próximo espectador que no forme parte de la misma burbuja. “También deberán estar libres las butacas que se encuentren inmediatamente adelante e inmediatamente detrás de cada butaca ocupada”, agregaron. 

Respecto a los horarios, cada cine tendrá que diseñar un cronograma que permita que las personas puedan entrar y salir sin aglomerarse y que dé el tiempo suficiente como para que el personal higienice las salas. Recomiendan además en este punto la posibilidad de ventilar naturalmente los establecimientos entre función y función.