Patricia Bullrich reconoció que el gobierno de Cambiemos envió material bélico a Bolivia

La exministra de Seguridad intentó justificarse y le echó a culpa a Fernández por no traer las armas al país.
lunes, 12 de julio de 2021 · 12:22

La exministra de Seguridad, Patricia Bullrich, admitió, en una carta dirigida al presidente Alberto Fernández, que el gobierno de Juntos por el Cambio le envío material bélico a Bolivia.

Dolor y vergüenza causa la imprudencia, la impudicia y la velocidad con las que usted compromete al Estado Argentino al reconocer semejante acusación sin la mínima indagación ni prueba, por el solo hecho de que en ese momento gobernaba el país un presidente de un partido diferente al suyo”, apuntó en el texto la titular del PRO, en alusión a la misiva que le envió Fernández al presidente del país andino, Luis Arce, con un pedido de disculpas en nombre del pueblo argentino, por el supuesto accionar de Cambiemos.

Bullrich había asegurado anteriormente que su cartera no le proveyó material bélico al régimen de Áñez.

"Los disturbios habían comenzado antes de la renuncia del presidente Evo Morales, en primer lugar, por parte de grupos opositores a su gobierno, a los que se sumó, después de su renuncia, la violencia desatada por sus partidarios y las confrontaciones en la vía pública", recordó Bullrich.

"En ese clima, el gobierno del presidente Mauricio Macri cumplió con su deber de resguardar la Embajada Argentina en Bolivia, protección que alcanzó no solo al señor embajador y personal diplomático, sino también a dos ministros renunciantes del gobierno del señor Evo Morales. También era necesario brindar protección a los periodistas argentinos destacados en La Paz a fin de dar cobertura a la información y refugiarlos en la embajada", continuó la exfuncionaria.

“A los efectos de cumplir con tan alta misión, se requirió la presencia del Grupo Alacrán de la Gendarmería Nacional porque además de ser la agrupación con mayor entrenamiento de la GNA, está capacitada en el empleo de armamento antidisturbio, lo cual le brinda la mayor flexibilidad de operación”, explicó Bullrich. Esta finalmente reconoce que “a tal fin, se requirió la autorización del envío del material y de su uso en el Estado Plurinacional de Bolivia a la ANMAC (Agencia Nacional de Materiales Controlados), por nota del 11 de noviembre de 2019”.

Acto seguido, la dirigente opositora detalla en su nota qué material se transportó y cómo lo trasladó Gendarmería. De acuerdo con el escrito de Bullrich, se enviaron: “10 pistolas semiautomáticas, 2 escopetas de repetición, 5 carabinas automáticas, 2 ametralladoras, 2 fusiles de repetición, 12 chalecos antibalas, 12 cascos balísticos, 2 escudos balísticos, 2 visores nocturnos y 8.820 municiones de distintos calibres”.

Por si fuera poco, Bullrich intentó lanzarle la papa caliente al jefe de Estado: “El grupo especial de la Gendarmería Nacional regresó a la Argentina y produjo su informe, cuando ya habían transcurrido siete meses de vuestro gobierno. Resultaría importante entonces que las actuales autoridades y no las anteriores respondan de qué modo controlaron las operaciones que se llevaban a cabo en Bolivia”.

 

Bullrich vs. Fernández: el verdadero enfrentamiento

La némesis de Alberto Fernández no resultó ser Mauricio Macri, sino Patricia Bullrich. Desde que la exministra de Seguridad deslizó la idea de que el gobierno del Frente de Todos intentó tener “un retorno” por la compra de vacunas al laboratorio estadunidense Pfizer, el enfrentamiento entre los políticos escaló a otro nivel.

Actualmente, la líder del PRO enfrenta una denuncia por parte del mandatario por 100 millones de pesos por difamación con relación a sus declaraciones sobre las negociaciones con la firma norteamericana.

La dirigente opositora no se queda atrás. En su carta publicada hoy, contraatacó a Fernández: "Cuando en pocos días este asunto termine de aclararse, como ya ha empezado a ocurrir, los argentinos habremos comprobado, una vez más, hasta qué punto usted ha degradado la institución presidencial y ha llenado a su Nación de dolor y de vergüenza".